5 cosas que no sabías sobre las dietas libres de gluten

sin_glutenLas dietas libres de gluten son cada día más populares. Pero, ¿son realmente buenas para todos? Mientras que los alimentos sin gluten son esenciales para las personas celíacas, la ciencia aún no ha podido demostrar si las dietas libres de gluten son beneficiosas para la salud de todos.

Algunas personas creen que si eliminan el gluten para siempre de sus vidas, todos sus problemas de salud se van a ir, su peso va a bajar y van a cumplir todos sus sueños (y hay mucho marketing alrededor de esta idea)… Bueno, déjanos decirte que la pasta y el pan no son tus peores enemigos.

Veamos algunos datos acerca de las dietas libres de gluten que muy pocos tienen en cuenta:

1) Sin gluten no quiere decir sin culpa

Simplemente con quitar el gluten de tu dieta, una proteína que se encuentra en granos como el trigo, la avena, la cebada y el centeno, no significa que automáticamente perderás peso. Muchos productos que son libres de gluten tienen muchas calorías en ellos. Piénsalo bien, las patatas fritas son libres de gluten.

Además, en la mayoría de los casos muchos alimentos libres de gluten tienen más calorías porque les añaden más azúcar. Si substituyes la harina de trigo por almidón de papa o tapioca, estarás comiendo más calorías, no menos. Sin duda alguna, esto no se traducirá en un descenso de peso.

Muchos creen que las dietas libres de gluten son saludables y comienzan a consumir montones de chips de quínoa o helado sin gluten. Pero, si buscas sustitutos libres de gluten para los postres o los snacks, y no los reemplazas únicamente comiendo frutas y vegetales, no te hará mucho más saludable esta elección.

2) Una dieta libre en gluten puede generar deficiencias

Quizás ese muffin integral que comes a la mañana no es lo mejor del mundo, pero en cierta forma, ayuda a mantener tu salud regular. Los granos integrales suelen ser muy buenas fuentes de fibra.

Una dieta libre de gluten puede terminar causando bajos niveles de aminoácidos, vitaminas B y hierro. Pero aun así, hay esperanzas. Si tienes una dieta saludable, no necesitas consumir granos integrales sí o sí para tener los niveles adecuados de fibra. Solo hace falta estar atento.

Una dieta rica en frutas, vegetales, legumbres y granos integrales libres de gluten, incluyendo maíz, puede ser más que suficiente para obtener fibras, hierro, aminoácidos y vitaminas B.

3) Aprender a leer etiquetas

Siempre que un producto hace bandera de ser libre de algo, puede tener otra cosa escondida. Hay muchos productos libres de gluten que vienen con una cantidad superior de azúcar y sal que el mismo producto en su versión regular, porque es necesario para hacerlos más gustosos.

Por eso, es importante recordar que “libre de gluten” no significa nada más que libre de proteínas de trigo, avena, cebada y centeno.

Otro dato a tener en cuenta es que, quitando a los celíacos, los estudios científicos no han podido comprobar que una dieta libre de gluten provea beneficios significativos en la salud.

Las frutas, vegetales, frutos secos y carnes magras son naturalmente libres de gluten, y todos sabemos que son una forma de alimentarse sana hace mucho tiempo. El problema es consumir productos libres de gluten que funcionan como reemplazo de productos que sí lo tienen, porque suelen tener muchas más calorías.

En síntesis, no importa si tu alimentación es libre de gluten o no, si comes demás, o consumes más calorías de las que gastas, no verás ningún beneficio.

¿Has probado la dieta libre de gluten? ¿Qué te motivó a hacerlo? Cuéntanos cuál ha sido tu experiencia dejando un comentario.

Autor 

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

ComparteShare on Facebook2Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0

Autor entrada: Pamela Saucedo

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *