logo

Beneficios y desventajas de tomar vitaminas

Existe una gran oferta de productos vitamínicos que prometen múltiples beneficios; desde ayudarte a disminuir el cansancio hasta aumentar la potencia sexual, pero, muy pocos hablan sobre sus desventajas.

Te contaremos para qué sirve cada vitamina, en qué alimentos puedes encontrarlas naturalmente y los problemas que puede ocasionar a tu cuerpo consumirlas en exceso de manera sintética.

 

Vitamina A

Es una vitamina liposoluble que se almacena en el hígado. Ayuda a la formación y el mantenimiento de dientes, tejidos blandos y óseos, membranas mucosas, piel y favorece una buena visión.

Su consumo excesivo puede producir:

  •      Visión borrosa
  •      Pérdida de peso
  •      Osteoporosis
  •      Hinchazón
  •      Dolor de huesos
  •      Disminución del apetito
  •      Mareo
  •      Vómito
  •      Somnolencia
  •      Dolor de cabeza
  •      Daño renal y hepático

Encuéntrala naturalmente en: brócoli, zanahoria, lechuga, espinaca, chícharos, melón, naranja, hígado, atún y lácteos.

 

Vitamina B1- Tiamina

La tiamina ayuda a las células del cuerpo a convertir carbohidratos en energía, es especialmente necesaria para el buen funcionamiento del cerebro y el sistema nervioso ya que promueve la conducción de señales nerviosas.

Su consumo excesivo puede producir:

  •      Anemia
  •      Neuropatía
  •      Lesiones en la piel

Encuéntrala naturalmente en: levadura, germen de trigo, jamón, avena, nueces, huevo, leche.

 

Vitamina B2- Riboflavina

La riboflavina promueve el crecimiento saludable, la reparación de los tejidos y ayuda a liberar energía de los carbohidratos; también suele utilizarse en tratamientos para combatir acné, calambres musculares, síndrome del túnel carpiano y algunos trastornos de la sangre.

Esta vitamina es hidrosoluble, así que si la ingieres en exceso tu cuerpo podrá eliminarla fácilmente; sin embargo, su exceso puede incrementar la cantidad de orina y producir diarrea.

Encuéntrala naturalmente en: hígado, huevo, nueces y lácteos.

 

Vitamina B3- Niacina

La Niacina es de gran importancia para la producción de energía, necesaria para el metabolismo de carbohidratos, proteínas y grasas. Contribuye a mantener en buen estado el sistema nervioso y digestivo y promueve el buen estado de la piel.

Su consumo excesivo puede producir:

  •      Enrojecimiento del rostro
  •      Hinchazón de la piel
  •      Problemas respiratorios
  •      Toxicidad hepática
  •      Indigestión y náusea

Encuéntrala naturalmente en:  cacahuates, atún, arroz integral, sardinas, levadura.

 

Vitamina B5- Ácido pantoténico

El ácido pantoténico ayuda a descomponer las grasas en forma de combustible para tu cuerpo, contribuye a tratar reacciones alérgicas en la piel y a mantener un cabello saludable y brillante.

El consumo excesivo de Vitamina B5 no se considera tóxico, pero puede llegar a producir diarrea y retención de líquidos.

Encuéntrala naturalmente en: yema de hueva, habas, sesos, leche.

 

Vitamina B6

Esta vitamina participa en diferentes reacciones del cuerpo incluyendo el metabolismo de carbohidratos, aminoácidos, neurotransmisores y ácidos grasos. Es necesaria para el correcto funcionamiento de del sistema nervioso e inmunológico.

Su consumo excesivo puede producir:

  •      Trastornos de coordinación
  •      Entumecimiento de brazos y piernas
  •      Hipertensión
  •      Hipoglucemia

Encuéntrala naturalmente en:  lentejas, arroz, hígado y sardinas.

 

Vitamina B7- Biotina

La Biotina es esencial para el metabolismo de carbohidratos y grasas; ayuda a mantener la salud del sistema nervioso central y contribuye a controlar el azúcar en la sangre.

Debido a que esta vitamina es soluble en agua, su exceso puede eliminarse fácilmente a través de la orina, pero, puede ocasionar acné, diarrea y náuseas.

Encuéntrala naturalmente en:  atún, salmón, sardinas, cacahuate, almendra, huevo, cebolla.

 

Vitamina B12

La vitamina B12 contribuye a metabolizar las proteínas, ayuda a la formación de glóbulos rojos en la sangre y al mantenimiento del sistema nervioso central.

Su consumo excesivo puede producir:

  •      Erupciones cutáneas
  •      Vómito
  •      Diarrea
  •      Dolor de cabeza
  •      Mareos
  •      Problemas para conciliar el sueño

Encuéntrala naturalmente en:  riñones, hígado, almejas, huevos, leche y levadura, carne de ave, carne de cerdo, carne de pavo, carne de res.

 

Ácido fólico

El ácido fólico contribuye a la producción de nuevas células y al crecimiento de los tejidos. Durante el embarazo, ayuda a prevenir ciertas anomalías congénitas.

Su consumo excesivo puede producir:

  •      Diarrea
  •      Insomnio
  •      Náuseas y gases
  •      Fatiga
  •      Irritabilidad
  •      Hinchazón

Encuéntrala naturalmente en: hortalizas de hojas verdes, chícharos, granos enteros, carne de cerdo, frijoles y cítricos.

 

Vitamina C

Es un poderoso antioxidante, proteje contra el envejecimiento celular, mantiene flexibles las membranas y ayuda a prevenir infecciones.

Su consumo excesivo puede producir:

  •      Diarrea
  •      Acidez
  •      Cálculos de riñón

Encuéntrala naturalmente en:  cítricos, pimientos, papa y brócoli.

 

Vitamina D

Ayuda al cuerpo a absorber diferentes minerales como el fósforo y el calcio, necesarios para fortalecer los huesos.

Su consumo excesivo puede producir:

  •      Náuseas
  •      Vómito
  •      Debilidad
  •      Estreñimiento
  •      Pérdida de peso

Encuéntrala naturalmente en: salmón, bacalao, huevos, leche, queso y al exponerte al sol.

 

Vitamina E

Es antioxidante, protege el tejido corporal ocasionado por radicales libres que pueden dañar células, tejidos, órganos y contribuye a mejorar el sistema inmune.

Su consumo excesivo puede producir:

  •      Hemorragias
  •      Debilitación en huesos
  •      Riesgo de fracturas y osteoporosis

Encuéntrala naturalmente en:  trigo, aceite de girasol, nueces y margarina.

 

Vitamina K

Ayuda al cuerpo a construir huesos y tejidos saludables, produce proteínas que promueven la coagulación de la sangre.

Su consumo excesivo puede producir:

  •      Sudoración
  •      Contracciones torácicas
  •      Anemia

Encuéntrala naturalmente en: espinaca, lechuga y coliflor, col, huevo, hígado, carne de res, hortalizas de hoja verde.

 

Las vitaminas son necesarias para el correcto funcionamiento del cuerpo; sin embargo, consumirlas en exceso puede ocasionar diferentes problemas para tu salud, en especial cuando se consumen a través de productos sintéticos.

Te invitamos a aprovechar las bondades de los productos naturales y si sufres deficiencias que no puedes contrarrestar con ellos, consulta a tu médico antes de elegir cualquier producto vitamínico.

Autor 

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

ComparteShare on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *