Beneficios de la dieta mediterránea

La dieta mediterránea reúne el consumo de alimentos comunes y los hábitos saludables de las tradiciones de varias regiones diferentes, como Creta, Grecia, España, el sur de Francia, Portugal e Italia. Incluir  grandes porciones de vegetales, aceite de oliva, pescado, carne de ave, frijoles y granos, dejando fuera todos los alimentos que contengan grasas trans, aceites refinados carnes y alimentos procesados.

¿Qué incluye la dieta mediterránea?

Consumir grandes cantidades de verduras, alto consumo de legumbres, el uso del aceite de oliva como principal fuente de grasa en la dieta, junto con aceitunas, aguacates y aceite de aguacate. Lácteos como el queso y el yogur y cantidades moderadas de pescado, y un consumo muy  bajo de carnes dulces y azúcares, y alrededor de un vaso de vino al día.

¿Cuáles son sus beneficios nutricionales?

Por su enfoque en alimentos vegetales y fuentes naturales la dieta mediterránea contiene una gran cantidad de nutrientes como:

Grasas saludables: se sabe que la dieta mediterránea es baja en grasas saturadas y alta en grasas monoinsaturada.

Fibra: la dieta es rica en fibra, lo que promueve una digestión saludable y se cree que reduce el riesgo de cáncer de intestino y enfermedad cardiovascular

Vitaminas y minerales: las frutas y verduras proporcionan vitaminas y minerales vitales que regulan los procesos corporales. Además, la presencia de carnes magras proporciona vitaminas como B12 que no se encuentran en los alimentos vegetales.

 

#1 Previene enfermedades cardíacas

El consumo reducido de carnes rojas, grasas saturadas y azúcares disminuyen el riesgo de contraer enfermedades cardíacas, así como la posibilidad de subir demasiado de peso.

Además, la dieta enfatiza el consumo de alimentos ricos en ácidos grasos omega-3, un tipo de grasa que puede ayudar a reducir los niveles de triglicéridos (un tipo de grasa en la sangre), mantener la presión arterial estable y sus vasos sanguíneos sanos, que benefician al corazón.

#2 Protege a tu cerebro

La dieta mediterránea se asocia con buena memoria y atención, ya que el alto consumo de alimentos con vitaminas protectoras y antioxidantes, como las vitaminas B, los ácidos grasos omega-3 y los polifenoles, regulan la producción de sus neurotransmisores, que protegen a las células nerviosas de su cerebro y evitan que se deterioren.

#3 Protege tu visión

Comer alimentos incluidos en la dieta mediterránea como verduras de hoja verde oscura, naranjas, pimientos y camote naranja  y pescado protegen tu visión gracias a su alto contenido de antioxidantes. También el pescado y las nueces, ambas ricas en omega-3 protegen las retinas del daño celular, y garantizan una buena visión por mucho tiempo.

#4 Previene cáncer de colón

Los granos enteros son ricos en fibra, la cual ayuda a mantener tus procesos intestinales regulares, y a minimizar las probabilidades de desarrollar mutaciones que causan cáncer en el tracto digestivo, señalan los autores del informe. Comer al menos 90 gramos de granos enteros por día puede reducir el riesgo de cáncer de colon en un 17% por ciento, según un informe del World Cancer.

 

Te puede interesar:  Remedios caseros: cuatro básicos para curarse la cruda en casa

La dieta mediterránea más que una estrategia para bajar de peso es un estilo de vida que busca cuidar tu cuerpo en el corto y largo plazo. Alimentarte con comidas naturales y saludables no sólo te hará sentir bien, sino que te ayudará a hacer tu vida más larga y plena.

Autor entrada: Pamela Saucedo

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *