Clean eating, tu nuevo propósito para ser más saludable

Preferir alimentos naturales, orgánicos y de consumo local es una gran idea si uno de tus propósitos de año nuevo incluye llevar una vida mucho más sana. En esta ocasión te contaremos sobre el clean eating, en qué consiste esta nueva tendencia en alimentación y cómo puede ayudarte a ser más saludable.

 

¿Qué es el clean eating?

Comer limpio o clean eating es una tendencia que ha causado gran impacto durante los últimos años y básicamente consiste en llevar una dieta sin alimentos procesados o refinados, promoviendo el uso de productos naturales.  

Este tipo de alimentación proviene de una gran ola de preocupación por la salud que invadió el mundo entero, debido a que la forma actual en que muchos nos alimentamos, prefiriendo productos que contienen todo tipo de ingredientes químicos provocó un aumento en todo tipo de enfermedades desde sobrepeso y obesidad hasta cardiopatías, diabetes o cáncer.

¿Cuáles son las reglas?

Comer limpio implica mucho más que buscar alimentos orgánicos y lo más naturales posibles, otros cambios de hábitos que se requieren para cumplir esta tendencia al cien son los siguientes:

  • Ingerir mucha agua
  • Evitar productos con azúcares añadidos
  • Procurar consumir sólo grasas saludables
  • Utilizar sustitutos naturales en lugar de sal o azúcar
  • Cocinar con técnicas tradicionales poco agresivas (cocción, guisos, al vapor, a la plancha)

Ok, en este punto podrías pensar que tendrás que cambiar tu vida por completo y lo difícil que eso puede ser, en especial si consideramos que muchas personas solemos consumir un par de veces a la semana, por lo menos, algún alimento que no proviene directamente de la tierra, pero no te espantes, empezar a comer limpio puede ser mucho más fácil de lo que parece.

Más que sólo decir no a los alimentos procesados

Uno de los preceptos para transformar cualquier cosa a la que estemos acostumbrados es ir un paso a la vez. Si deseas implementar el clean eating en tu vida el segundo paso es ser más consciente de lo que comes y para hacerlo puedes empezar por:

  • Darle un vistazo al etiquetado de los alimentos
  • Enumerar la cantidad de fruta y verdura que consumes en un día común
  • Contar los minutos que inviertes por semana en practicar algún deporte o mantenerte activo

Ventajas del clean eating

Este tipo de tendencias contribuyen de diferentes maneras a mejorar la salud de las personas, no sólo porque benefician la alimentación, ayudan al sistema inmunológico e incluso pueden beneficiar tu autoestima.

Otras ventajas de comer limpio son:

  • Regular el tránsito intestinal
  • Brindar más energía a tu cuerpo
  • Promover un estado de bienestar
  • Contribuir a mantener un peso ideal
  • Regular los niveles de azúcar en la sangre
  • Incrementar la sensación de saciedad en el cuerpo

Desventajas del clean eating

Algunos detractores de esta nueva forma de alimentación señalan que podría tener algunas consecuencias negativas como:

  • Ortorexia
  • Desnutrición
  • Afectaciones en los huesos
  • Alteración del sistema nervioso
  • Fomentar una alimentación malsana

Pero, la realidad es que casi cualquier tipo de dieta puede conllevar a diversos problemas en la salud. El punto para que eso no ocurra es saber balancear, no excederse, ni llevar al extremo ninguna de las maneras que elegimos para alimentarnos.

¿Cómo no caer en la malnutrición por comer limpio?

Algo que debe quedarnos muy claro es que el clean eating, más que una dieta restrictiva, es un movimiento que se preocupa por mantener una dieta equilibrada. La idea no es que dejes de comer por completo cualquier cosa que venga de una vitrina en un supermercado, sino incorporar más nutrientes y productos naturales a tu cuerpo.

Si te encanta el azúcar, la sal u otros alimentos procesados, como pasa con muchas personas en el mundo, la idea no es que prohíbas su consumo, sino que evites tener una dependencia de ellos disminuyendo su ingestión y equilibrándola con alimentos naturales.

Si en lugar de comer papas fritas empaquetadas eliges pepino o zanahoria con sal y limón saciarás mucho mejor tu deseo por cosas crocantes y aportarás una mayor cantidad de fibra a tu cuerpo que disminuirá esos kilos de más.

 

Te puede interesar:  13 beneficios del vino tinto en tu cuerpo

Un menú limpio

Puedes comenzar a mejorar tu salud a través de una mejor alimentación con el siguiente menú limpio:

#1 Desayuno: en lugar de consumir cereales comerciales prefiere un pan integral de centeno o trigo untado con medio aguacate y semillas de sésamo o un huevo orgánico a la plancha y un kiwi.

#2 Colación de media mañana: no recurras al pan o las papas fritas para entretener a tu estómago en lo que llega la hora de la comida, mejor elige fruta o un puñado de arándanos con almendras.

#3 Comida: milanesa, enchiladas o tacos no. Aprovecha mejor un plato con ensalada de lechuga, espinaca, calabaza y quinoa salteada y una rebanada de pan de centeno, trigo integral o una tortilla de maíz junto con un bistec del tamaño equivalente a la palma de tu mano y de postre una fruta o yogurt natural.

#4 Merienda: la opción ideal será yogurt griego con frambuesas, fresas o zarzamoras y un par de almendras picadas o bastones de zanahoria con humus.

#5 Cena: debido a que pasaremos bastante tiempo en ayuno durante la noche, lo más recomendable es que procures cenar proteína. Puedes comer atún, pescado blanco, un poco de carne magra con verduras a la plancha o huevo revuelto con espinacas.

 

Si deseas mejorar tu salud este año, puedes empezar por incorporar el clean eating a tu día a día, recuerda que, si lo complementas con un buen descanso, alguna actividad física y menos estrés verás resultados mayores y mucho más rápido. ¿Qué piensas de esta tendencia? Déjanos tu opinión en los comentarios.

Autor entrada: Gisela Calderón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *