logo

Cultiva tus propios alimentos, en un rincón de tu casa

hidroponia_casa2Ahorrar dinero cultivando plantas comestible o embellecer nuestro hogar aún cuando no tengamos ni un metro de tierra disponible es algo fácil y divertido de hacer con el método de cultivo conocido como hidroponía. Es fácil y económico usarlo y aportarás tu cuota para conservar el medio ambiente.

La hidroponía es un método de cultivo de plantas en solución acuosa, sin necesidad de usar tierra, fertilizantes o pesticidas. Frenar la erosión y de esa manera poner límites al cambio climático es uno de los beneficios de la hidroponía. Otro de sus atractivos beneficios es el de ayudarnos  a reducir los gastos en alimentos, ya que podemos cultivar en casa multitud de vegetales aunque no tengamos tierra cerca. Para conocer más de esta técnica te resumimos los datos principales.

Para iniciar un cultivo hidropónico casero necesitarás:

Materiales:

– Semillas de plantas;

– Un recipiente de unos 20 a 30 cms de profundidad; te sugerimos un recipiente por planta o un contenedor muy grande con capacidad para varias plantas;

– Un tapón de goma o plástico;

– Nylon para forrar el fondo del recipiente y sus paredes laterales;

– Una tabla de madera de medidas similares a las del balde, La tabla de madera debe tener tantos orificios como plantas pensamos colocar en el recipiente;

– Sustratos como aserrín, arena lavada, cascarilla de arroz o o fibra de coco (este último es el más recomendado para la hidroponía);

– Solución acuosa de venta comercial (aunque también puedes hacerla en casa);

– Vasos de plástico y tierra negra;

– Bomba de aire para riego;

– Regadera, manguera;

Procedimiento:

1.- Semillas:

Entre las plantas que podemos cultivar se encuentran las coles, los tomates, la espinaca, la acelga, los melones, los pepinos, etc. Si nos gustan las aromáticas, tenemos la menta, la albahaca, el cilantro, etc.

2.- Ubicación:

El lugar donde hagas el cultivo debe estar libre de factores de contaminación como pozos negros, aguas servidas, contenedores de basura, etc. Los niños pequeños, mascotas y aves no deben tener acceso a él (si piensas hacerlo en un balcón o terraza, haz un cerramiento con tubos y lonas plásticas para que no entren insectos ni aves.

3.- Preparación:

Se toma el recipiente que puede ser de cualquier material y se le hace un orificio en la base. Este orificio debe ser cubierto perfectamente por el tapón que le pondremos. Recuerda que el recipiente debe ser opaco, de preferencia oscuro, para proteger las raíces de la luz. Lo forramos con el nylon. La tabla de madera será la tapa del recipiente, pero se le harán orificios para que las plantas sobresalgan de cada uno de ellos.

4.- Sustrato:

Le agregamos el sustrato. El sustrato sirve para que las raíces se afirmen dentro del recipiente. En general, funciona como depurador del medio y oxigena el agua. Se compone de elementos de bajo costo como la grava, la cascarilla de arroz u otros cereales, viruta o arena.

5.- Agua:

El agua que usaremos debe ser baja en hipoclorito de sodio (cloro) y alta en sales minerales. El agua de lluvia sería ideal, luego el agua de manantial y también es útil el agua de la cocción de las verduras (sin sal ni aditivos). El ph del agua debe ser de entre 6.5 y 8.5. La humedad del medio no debe superar el 75% ni descender del 65%. Mantenerse dentro del límite es muy importante. Para medir el ph se puede adquirir papel tornasol (reacciona al introducirlo en la soluciòn) o comprar un medidor de ph (viene un kit especial).

6.- Germinación:

Para la germinación, debemos elegir un tipo de semilla y seguir las instrucciones del paquete o consultar con el vendedor. Éstas se puede plantar en almácigos improvisados como vasitos de plástico o fondos de botellas plásticas cortados. Allí se colocará tierra fértil suelta (en venta en las casas de jardinería y mercados). Las semillas apenas se cubriràn con tierra y se mantendrá todo a temperatura ambiente media, lejos de la luz excesiva. Cuando las plantas alcancen un tamaño indicado para el transplante, se tomarán con cuidado y se pondrán en el orificio de la tapa del recipiente hidropónico. Cuidaremos que las raíces queden completamente bajo el agua y el resto de la planta sobresalga correctamente.

7.- Oxigenación:

Tomaremos la bomba de aire y oxigenamos el agua cada cuatro horas. A las 48 hrs. controlaremos la solución hidropónica y le enriqueceremos con nuevos componentes, se recomienda. Cada 30 días se realizará un cambio total del agua. Todos los días podemos agregar un poco más de agua para que el cultivo se mantenga.

Indudablemente, este es un método fácil y simple que nos permite, además de entretenernos, alimentarnos sanamente produciendo nuestro propio alimento desde un pequeño rincón de nuestro hogar.

 

Autor 

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

ComparteShare on Facebook46Tweet about this on TwitterShare on Google+1Share on Reddit0


3 respuestas a “Cultiva tus propios alimentos, en un rincón de tu casa”

  1. Ana dice:

    Mi hijo quiere sembrar un fresno con ese metodo es para una tarea como le hag?

  2. Ana dice:

    Me gusta mucho tus ideas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *