¿Qué es y cómo funciona la dieta de Ravenna?

Es muy común siempre estar buscando las mejores dietas para mantenerlos sano y en nuestro peso ideal. ¿Has oído hablar de la dieta de Ravenna? Es un método para perder peso reduciendo el consumo de calorías y eliminando malos hábitos alimenticios. Además la dieta Ravenna ayuda identificar los factores psicológicos en la obesidad y el sobrepeso.

 

¿Cómo funciona?

En la dieta Ravenna cada persona se trata de forma individual, lo que indica que cada paciente debe seguir un menú, que es diferente al menú de los otros pacientes, y que se establece de acuerdo a las necesidades y características físicas y del cuerpo de cada persona.

En esta dieta el tamaño de las porciones de los pacientes son medidos y adaptados al, y los intervalos de tiempo entre una comida son muy importantes.

Cada paciente recibe la preparación de un plan de alimentación bajo en calorías diario, proporcionando cuatro comidas diarias junto con suplementos de vitaminas, minerales y aminoácidos.

Una vez alcanzado el peso ideal, se inicia la etapa de mantenimiento la pérdida de peso esperada con la dieta Ravenna es de 7-10% del peso total para los hombres y de 5-7% para las mujeres en el primer mes.

¿Qué incluye la dieta Ravenna?

Los alimentos que más destacan son altos en fibra, de bajo índice glucémico, cítricos, termogénicos (que aceleran el metabolismo y queman grasa de manera más eficiente) y proteínas magras como pescado y pollo.

 

¿Cada cuándo debo de comer?

La tasa de calorías para una persona que sigue este método es de entre 800 y 1200 calorías al día y el intervalo entre una comida y otra puede ser de tres a seis horas, que puede variar en cada persona.

 

Te puede interesar:  ¿Qué alimentos son ricos en vitamina E?

¿Cómo es un menú de esta dieta?

 

Desayuno:

1 yogur desnatado con edulcorante sacarosa o stevia.

1 bol de fruta (puede ser melón, fresa o de pera, por ejemplo).

 

Almuerzo:

1 tazón de sopa de calabaza con brócoli.

1 plato de ensalada de lechuga, rúcula y berros.

Condimento:

1 aceite de oliva virgen extra, 1 pizca de sal y vinagre al gusto.

Medio filete de carne magra.

1 porción de arroz.

1 plátano con canela y 1 café espresso.

 

Merienda:

2 tostadas sin gluten ni azúcar;

1 queso.

 

Cena:

1 tazón de sopa de verduras (puede ser verde, zanahoria y apio);

1 plato de ensalada de tomate en rodajas y lechuga al gusto.

Condimento: aceite de oliva virgen extra, 1 pizca de sal y vinagre al gusto;

1 plato de pollo y patatas cocidas cortadas;

1 tazón de gelatina y 1 taza de té blanco para el postre.

 

La dieta de Ravenna puede ayudarte no sólo a bajar de peso, sino a enfrentar problemas psicológicos y a redefinir la relación que tienes con la comida. Si planeas intentar esta dieta, consulta con un médico o un especialista en el método Ravenna para asegurar que realices la dieta correctamente, y que tu salud siempre esté protegida.

Autor entrada: Pamela Saucedo

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *