¿Son los antiácidos malos para la salud?

La gastritis es una de las enfermedades más nombradas en esta nueva era y que anteriormente solía tener un tratamiento fácil, pero nuevos estudios nos hacen preguntarnos, ¿son los antiácidos malos para la salud? La misma evolución ha llegado a diferir con respecto a los medicamentos que normalmente son recetados a los pacientes que poseen esta enfermedad o sufren de acidez de manera frecuente. Sigue leyendo y descubre las consecuencias que tiene el consumir este tipo de sustancias para tu organismo.

Tipos de antiácidos en el mercado

Los antiácidos son esa clase de medicamentos utilizados para contrarrestar el ardor estomacal producido por la gastritis. Este peculiar síntoma no es más que un descontrol del ácido estomacal, y debido a que el efecto de estos fármacos es casi inmediato, muchas personas se han acostumbrado a automedicarse y tomarlos frecuentemente, sin conocer sus efectos contraproducentes.

Algunos de estos antiácidos conocidos popularmente son los hechos y comercializados a base de Bicarbonato de Sodio, Hidróxido de Magnesio, Hidróxido de Aluminio y Carbonato de Calcio, como es el caso de la leche magnesia, el Maalox, Titralac y Mylanta. Seguramente has escuchado de ellos cuando se trata de aliviar el ardor estomacal por una gastritis médicamente detectada.

¿Por qué no deberías tomar antiácidos?

Recientes investigaciones apuntan a que estos medicamentos resultan dañinos para el organismo, pues su ingesta a largo plazo puede causar efectos secundarios que no estarían pensados por los consumidores. Por ejemplo, están las alteraciones en las evacuaciones por el descontrol en el hilo intestinal, ya sea disminuyendo el número de evacuaciones, produciendo el estreñimiento o aumentándolas, convirtiéndola en diarreas.

En el caso de antiácidos a base de Magnesio se pueden originar alteraciones en el ritmo cardíaco, sin embargo, en el caso de quienes consumen calcio se va creando un acrecentado nivel de este mineral en la sangre, lo que provocaría la formación de cálculos renales que, a largo plazo, podrían dañar los primordiales filtros del cuerpo humano.

Otros efectos negativos de los antiácidos podrían agruparse en espasmos, dolores de cabeza, mareos y confusión, aunque estos no aparecen cuando recién se está suministrando la medicina, sino mucho después, ya que por alguna razón las personas asocian el alivio estomacal con los antiácidos.

Del omeprazol y sus derivados

A la mayoría de las personas cuando inicia un tratamiento médico de este tipo le recetan omeprazol, esomeprazol, pantoprazol o ranitidina, bajo el argumento de ser un protector gástrico que debe ser ingerido por sus poderosos efectos contrarrestantes al problema estomacal, que podría ser por causa de una gastritis o por efecto de otro fármaco.

El tiempo estipulado por los especialistas, en gran parte de los casos, es recetar una o dos píldoras de estos medicamentos por 30 días, sin embargo para los investigadores no deberían consumirse por más de una semana o en su defecto ingerirlo solo cuando aparezcan los síntomas estomacales.

Se ha comprobado que el omeprazol y sus derivados poseen efectos adversos a los esperados en una persona que se lo suministra a largo plazo, pues una de las primeras consecuencias es la disminución de la vitamina B12, lo cual se va manifestando en el desarrollo de anemias, depresión, cansancio y en casos extremos daño neurológico.

Efectos secundarios del omeprazol

Otros de los peculiares efectos a largo plazo, que de acuerdo al estudio le aparecerían a un paciente en un par de años, sería la deficiencia de calcio. Esto generaría una debilidad en el sistema óseo que produciría, en el peor de los casos, un conjunto de fracturas inesperadas.

Una de las consecuencias más llamativas e importantes es que inicialmente este tipo de antiácidos es usado para contrarrestar el ácido estomacal, es decir, que sirve de barrera para que este siga un curso normal, lo que originaría que las bacterias que ingresan por el esófago ya no tengan problema en entrar y produzcan infecciones, incluso pulmonares. Al menos este último ejemplo se vio reflejado en los adultos mayores tras experimentar numerosos casos de infección pulmonar.

En el caso de los que padecen de Helicobacter Pylori el tratamiento adecuado es el omeprazol junto al conjunto de antibióticos, sin embargo, los especialistas aseguran que un tratamiento entre 6 y 12 meses podría incluso agravar la gastritis producida por esta bacteria, por lo que lo más recomendable es consumirla en menos tiempo para evitar daños mayores.

 

¿Cómo combatir la acidez naturalmente?

Durante esta era mucho es lo que el hombre ha aprendido sobre cómo hacer la vida más cómoda y fácil; los avances en medicina han abierto el campo a sus detractores quienes se afincan más en los tratamientos naturales para curar afecciones comunes como lo es la acidez estomacal o la gastritis.

Lo más recomendable es consumir un helado de leche congelada o yogur, que están garantizados como excelentes antiácidos y sin ningún tipo de efectos secundarios, ni de corto ni largo plazo, así como también la obtención de planes de alimentación para llevar una vida más sana.
En conclusión, si te preguntabas qué tan malos pueden ser los antiácidos para la salud, la respuesta es simplemente que todo en exceso es dañino: tómalos cuando de verdad lo necesites y evita crear una dependencia en tu vida. ¿Cuál es tu opinión o experiencia al respecto? ¡Déjanos tus comentarios!

Autor 

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

ComparteShare on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0

Autor entrada: Pamela Saucedo

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *