logo

Razones por las que el ajo puede ser un medicamento natural

Nos resulta innegable que la medicina alópata ha desarrollado importantísimos avances en materia de fármacos y medicamentos. ¿Qué hubiese sucedido si la ciencia no desarrollaba los antibióticos, por ejemplo? Rubeola, fiebre amarilla, viruela o poliomelitis son algunas de las enfermedades que han logrado erradicar gracias a los antibióticos y las vacunas.

Sin embargo, no podríamos decir que los antibióticos, las vacunas o los medicamentos en general sean los únicos en materia de salud y prevención de enfermedades. Es que, si prestamos atención, veremos que muchísimos de los compuestos que integran los medicamentos provienen, sencillamente, del mundo natural. Minerales, compuestos vegetales, vitaminas, aminoácidoss y otros, son los elementos naturales que la medicina farmacológica utiliza para desarrollar sus medicamentos. Por esta razón, podemos confiar plenamente en los productos naturales como formas de prevenir enfermedades y, por qué no, curarlas. Por eso, lo que haremos en este artículo será mostrarte un ejemplo concreto, fácil de conseguir y que, utilizándolo como medicina, puede ser un gran protector de nuestra salud. Veamos entonces qué tiene para ofrecernos el siguiente producto natural:

El Ajo

ajosEl Allium sativum, nombre específico de este poderoso vegetal, ha sido históricamente utilizado por los griegos y los romanos y es aún mundialmente conocido por su fuerte aroma (¿quién no se ha cuidado alguna vez de su aliento a la hora de comer una ensalada?). No obstante, es necesario que reconozcamos a este generoso vegetal como un importante aliado de nuestra salud. En principio, veamos algunas de las propiedades que este producto tiene para ofrecernos:

– Mejora el sistema cardiovascular: reduce los niveles de colesterol y fluidifica la circulación sanguínea dado que dilata los vasos sanguíneos. Permite, además, mayor oxigenación celular.

Tiene propiedades antibióticas: es un fuerte bactericida capaz de eliminar bacterias que puedan estar en el tracto digestivo a la vez que impide que nuevos parásitos aparezcan en ese ambiente. Su efecto antibacterial también ayuda a combatir enfermedades en el aparato respiratorio como gripe, bronquitis, faringitis o epoc.

piel_ajo– Es un buen desinfectante de la piel: por las propiedades que acabamos de comentar, el ajo también es bueno para aplicar en heridas, mordeduras, picaduras, hongos u otras enfermedades de la piel.

– Es una rica fuente en vitaminas A, B1, B2 y C: esto se traduce en una piel más fuerte y saludable, una mejor visión y un refuerzo a nuestro sistema inmunológico.

Aunque ya sepamos que el ajo tiene un fuerte aroma y sabor y que, probablemente, a la hora de incorporarlo a nuestra vida como un medicamento natural nos preocupemos por si tendremos luego un mal aliento, es importante aclarar que una buena forma de ingerirlo es hacerlo como si este fuera un comprimido. Es decir, sin masticarlo y acompañándolo con un medio líquido. De esta forma, evitaríamos que el ajo se impregne en nuestro aliento y aprovecharemos al máximo sus propiedades.

Por otro lado, un buen acompañante puede ser el jugo de un limón. Este zumo nos ayudará a limpiar nuestra boca de cualquier resabio del ajo a la vez que también aportará sus propiedades. De todos modos, si bien lo que acabamos de comentar nos ayudará a cuidar nuestro aliento, hay que tener en cuenta que los residuos del ajo serán expelidos por el sudor y la orina principalmente.

Para terminar, recomendamos uno o dos ajos por día para aprovechar las propiedades de este alimento: mejor circulación, limpieza de toxinas sanguíneas, antibactericida y fuente de vitaminas.

Autor 

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

ComparteShare on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0


Una respuesta a “Razones por las que el ajo puede ser un medicamento natural”

  1. Jose Ferri Fita dice:

    Me ha gustado mucho el relato sobre el ajo,y estoy interesado en hacer esencias de plantas aromáticas, como de romero,tomillo,pebrella en Valenciano,sejyolida,albahaca,y otras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *