Remedios caseros: cuatro básicos para curarse la cruda en casa

Despiertas y todo parece estar normal: crees que en verdad sobreviviste. Pero apenas intentas despegar la cabeza de la almohada, sientes un cuchillo atravesar tu sien; el dolor es tan intenso que tus ojos se fruncen para avisarte que a partir de ese momento dos navajas imaginarias estarán incrustadas en tus párpados; intentas llevar tus manos a la cara, pero un retortijón las regresa a tu vientre mientras, como reflejo involuntario, todo tu cuerpo va a posición fetal: tu inconsciente quiere regresarte a ese lugar seguro, libre de alcohol, del que nunca debiste haber salido. Sí: tienes resaca. Tu cuerpo está cobrando factura por la borrachera de anoche, y por todas las anteriores. No tienes más opción que hacer frente a las consecuencias de tus actos.

Sabemos que no es el fin del mundo, pero también sabemos que, en ese momento, quien la padece daría su reino entero a quien le quitara el malestar de inmediato. Pero, así como tomó tiempo que llegaras al estado de ebriedad en el que terminaste, tomará tiempo volver a ajustar a tu organismo a su funcionamiento normal.

Por eso, aquí te damos cuatro básicos para ayudar a tu cuerpo a curarse la cruda de forma natural.

 

Síntomas a combatir

La resaca es un cuadro de síntomas que se presenta como consecuencia de la ingesta excesiva de alcohol.

Aunque en cada cuerpo se manifiesta de diferente forma y en distinta intensidad, la resaca tiene síntomas clave que suelen repetirse en la mayoría de los casos:

  • Dolor de cabeza y sed intensa: causados por la deshidratación que, a su vez, se debe a las propiedades diuréticas del alcohol
  • Acidez y agruras: el alcohol irrita todo el tracto digestivo
  • Aceleración del ritmo cardíaco, ansiedad: por la pérdida de azúcar del cuerpo
  • Dolor de estómago, náusea, vómito y diarrea: causadas por el desgaste de las mucosas gástricas
  • Sensibilidad: a la luz y al ruido

 

Básicos para curarse la cruda en casa

Le toma al cuerpo entre 8 y 24 hrs. eliminar por completo los síntomas de la resaca. Pero aquí te damos cinco básicos que harán que recuperes en menos tiempo, y de forma natural, la fuerza y los niveles normales del funcionamiento de tu organismo.

#1 Bebe más… agua.

Como dijimos antes, una de las principales consecuencias de beber en exceso es la deshidratación. Debido a que el alcohol es un diurético, su ingesta provoca que los riñones produzcan más orina: incluso más del equivalente a alcohol que bebiste. Esto causa que los niveles de agua del cuerpo lleguen a niveles mínimos… y que vivir parezca insoportable.

 

  • Mantente hidratado con:

 

    • Agua natural
    • Agua de frutas naturales
    • Agua de coco
    • Jugo natural de naranja
  • Evita bebidas con cafeína: contribuyen a la deshidratación del cuerpo

#2 Miel

Otro de los mejores consejos para aliviar los síntomas de la cruda de forma natural es comer miel.

Es rica en:

  • Potasio: alivia los síntomas relacionados con falta de energía
  • Fructosa: ayuda a metabolizar los excesos de alcohol almacenados en el cuerpo, lo cual también ayuda a acelerar el proceso de recuperación

Se recomienda:

  • Tres cucharadas de miel en intervalos de una hora durante 12 horas
  • Beber un vaso de agua con tres o cuatro cucharadas de miel: repetir cada 3 horas
  • Puede comerse sobre una rebanada de pan tostado o una galleta

 

#3 Jugo de tomate y limón

El jugo de tomate es una gran opción para controlar los síntomas de la resaca. Contiene:

  • Fructosa
  • Vitaminas y minerales que ayudan a acelerar todos los procesos de funcionamiento del organismo

El limón, por su parte, ayuda a combatir:

  • Mareos
  • Hipersensibilidad a la luz
  • Dolor muscular
  • OJO: tu estómago está irritado después de la borrachera, evita pasarte ahora de limón

Se recomienda:

  • Un vaso de jugo de tomate mezclado con una cucharada de jugo de limón y una cucharada de miel. Beber uno al despertar, y otro más después de 6 horas.  

#3 Come

Por muy desagradable que parezca la idea de introducir cualquier alimento al estómago, la realidad es que desayunar es una de las mejores formas de iniciar la batalla contra la resaca.

Tu cuerpo está bajo de agua, bajo de azúcar y bajo de energía, por lo que necesitará todos los electrolitos necesarios para reestablecer funciones. Además de ayudar a recobrar energía, ingerir alimentos tan pronto como te sea posible reactivará el metabolismo y activará a tus órganos.

Se recomiendan:

  • Alimentos fáciles de digerir (evita las grasas: no importa cuánto se te antojen en ese momento):
    • Cereales
    • Frutas
    • Verduras
    • Pan
    • Gengibre

 

#4 Compensa todo el descanso posible

Aunque la resaca no es causada por falta de sueño, descansar ayudará a que el cuerpo pueda invertir toda su energía en arreglar todo lo que está mal en tu cuerpo.

Pero no olvides despertar cada cierto tiempo para mantenerte hiratado: tomarte una siesta de más de tres horas durante la cruda podría provocar que te sientas peor que al despertar la primera vez.

 

Finalmente, agregaremos un punto más a esta lista: tómatelo en serio. Además del desgaste físico que implica la resaca, beber alcohol en exceso y de forma recurrente puede dañar de forma permanente a muchos de tus órganos, incluidos el estómago, el esófago, los riñones, el hígado y tu cerebro. Asegúrate siempre de beber con moderación y, sobre todo, fortalece el músculo de la memoria: es el único que podrá salvarte la próxima vez, recordándote cuántas veces juraste “No-lo-vuelvo-a-hacer”.

Autor 

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

ComparteShare on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0

Autor entrada: Pamela Saucedo

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *