Rutina natural de limpieza facial nocturna en 4 pasos

A lo largo del día, la piel va acumulando y absorbiendo bacterias, impurezas, contaminación y sudor que pueden llegar a obstruir los poros, ocasionar inflamación, espinillas y acné. Es por eso que tener una rutina de limpieza nocturna es necesario para mantener la salud de nuestra piel.

Por la noche la piel se regenera restableciendo su pH natural y aumentando su producción de colágeno, lo cual mantiene su elasticidad y previene el envejecimiento prematuro; sin embargo, para una piel sucia será más complicado llevar a cabo este tipo de acciones.

Muchos productos que existen en el mercado para limpiar el rostro contienen diferentes químicos que podrían dañarlo, así que decidimos hacer una lista con 4 sencillos pasos para tener una rutina nocturna de limpieza que aproveche todas las bondades de los productos naturales.

#1 Aceite limpiador

El primer paso para comenzar esta rutina es la limpieza. Pensando en los jabones que utilizamos comúnmente para lavar las manos o cuerpo, éstos contienen grasas dentro de sus componentes.

Grasa para combatir grasa siempre será lo más eficaz, por ello, aunque pueda parecerte extraño, el primer paso será utilizar un aceite para disolver el maquillaje, la suciedad y la grasa que se acumula en el rostro a lo largo del día.

Para este paso puedes utilizar diferentes tipos de aceite natural como:

  • Aceite de Coco: ayuda a preservar el colágeno y la elastina, previniendo el aparecimiento de arrugas. Este aceite es adecuado para pieles sensibles, ya que contiene propiedades que ayudan a prevenir irritación e inflamación en la piel.
  • Aceite de Oliva: combate el envejecimiento prematuro y contribuye a regenerar rápidamente los tejidos.
  • Aceite de ricino: favorece la circulación de la sangre aumentando la elasticidad del rostro, contribuye a disminuir bolsas, ojeras y estimula el crecimiento de cejas y pestañas.

Coloca un poco de aceite en tus manos y frótalo por un par de segundos para que esté tibio, después aplícalo directamente en tu rostro dando un suave masaje de adentro hacia afuera. Si lo prefieres puedes utilizar un algodón para aplicarlo.

Una vez que el maquillaje se haya desprendido enjuaga tu rostro con agua tibia.

#2 Exfoliación

Lo recomendable es que exfolies tu piel una vez por semana, esto servirá para eliminar las células muertas, acelerar la regeneración celular y promover la microcirculación de la piel. Para este paso puedes utilizar los siguientes ingredientes naturales:

  • Yogurt, azúcar y avena: mezcla 2 cucharadas de azúcar, 235 ml de yogur natural y una cucharada de avena.
  • Plátano, leche y avena: machaca un plátano y añade 1 cucharada de leche y 2 cucharadas de avena hasta obtener una pasta espesa.
  • Naranja, azúcar y aceite de oliva: coloca en un recipiente 3 cucharadas de jugo de naranja, una taza de azúcar, 2 cucharadas de aceite de oliva y mezcla perfectamente.

Cualquier exfoliante que decidas utilizar, deberás untarlo en rostro y cuello con movimientos circulares, déjalo actuar un par de minutos y posteriormente procede a retirarlo con agua tibia.

#3 Tonificación

Los tónicos sirven para regular el pH de tu piel y prepararla para recibir hidratación. Existen diferentes productos naturales que puedes utilizar:

  • Pepino con limón: se prepara licuando un pepino mediano con medio limón. Este tónico sirve para refrescar  y desinflamar tu cara, ideal para pieles con acné, puntos negros o manchas.
  • Vinagre de manzana: asegúrate de conseguir un vinagre de buena calidad, orgánico y no pasteurizado. Mezcla una parte de vinagre por cuatro partes de agua; no te preocupes por el olor, desaparecerá en un par de minutos.
  • Agua de rosas: se extrae del destilado de los pétalos de esa flor, aporta firmeza y vitalidad a la piel, también tiene propiedades astringentes que sirven para cerrar los poros y eliminar el exceso de grasa.

Deberás aplicar un par de gotas del tónico de tu preferencia sobre un algodón y después colocarlo con suaves golpecitos por todo tu rostro.

#4 Hidratación

La hidratación de la piel es de suma importancia para mantener la salud y belleza del rostro, permitiendo que la piel produzca naturalmente elementos necesarios como el colágeno para mantenerse tersa y radiante.

Existen varias opciones para hidratar tu piel naturalmente:

  • Leche de vaca: la leche es un suero muy efectivo para hidratar tu piel, puedes aplicarla directamente o por medio de un paño húmedo durante 5 minutos, después deja que tu rostro se seque.
  • Yogurt con miel: combina ambos ingredientes en partes iguales y úntalo por todo el rostro y cuello, déjalo actuar por 10 minutos y posteriormente retíralo con agua tibia.
  • Manteca de karité: posee múltiples vitaminas que ayudan a regenerar la piel y es ideal para utilizarse en piel seca. Bastará con que untes un poco en todo tu rostro y lo dejes secar.

Al seguir estos 4 sencillos pasos tendrás una rutina natural de limpieza nocturna muy efectiva para mantener un rostro fresco e hidratado, ¿Qué estás esperando para aprovechar todas las bondades de los productos naturales? No olvides contarnos cómo te fue.

ComparteShare on Facebook3Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0

Autor entrada: Gisela Calderón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *