Ponte en forma sin sudar, ejercicios sin transpiración

Cuando se trata de hacer ejercicio, más sudor no significa siempre mejores resultados. Ya sea que quieras utilizar tu hora de comer para ejercitarte, o que no tengas tiempo para todo el proceso que implica una rutina pesa, hemos redondeado ocho de nuestras rutinas favoritas que ofrecen muchos beneficios, pero que no te dejarán empapado.

 

Ejercicios de fuerza

Realizar ejercicios de fuerza, con respiraciones profundas, a un ritmo rápido acelera tu ritmo cardíaco. Además de que como estás controlando y enfocando cada centro de energía de tu cuerpo también obtienes los beneficios de la meditación. Aparte, puedes hacer este tipo de ejercicios donde sea.

 

Ejercicios de estiramiento

Los ejercicios de estiramiento con resistencia son una forma excelente de aumentar la fuerza al tiempo que mejora el rango de movimiento, reduce las lesiones y evita el exceso de ganancia de masa muscular. Además de que no necesitas ningún equipo para hacer este tipo de rutinas.

 

Ejercicios de no movimiento

Mantener una sola posición puede ayudarte a desarrollar fuerza en los tendones y ligamentos, usando solo el peso de tu cuerpo. En este tipo de rutinas trabajas la fuerza y ​​la flexibilidad, así como la movilidad. Además de que no vas a sudar de más, las rutinas de “no movimiento” pueden ayudar a recuperarte de las lesiones o del estrés mientras desarrollas la fuerza.

 

Yoga

Practicar yoga puede ayudarte a sentirte tranquilo, relajado y rejuvenecido, mientras que te reduce la inflamación y el estrés oxidativo, fortalece la inmunidad y aumenta los niveles de energía. Todo, manteniendo tu sudor bajo control.

 

Así que si no tienes mucho tiempo, pero no quieres perder el ritmo de tus rutinas, o atrasarte en tus objetivos, integra estos ejercicios en los tiempos libres de tu día y disfruta sus beneficios mientras te mantienes seco.

Autor entrada: Pamela Saucedo

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *