Dime cómo duermes y te diré qué tan bien está tu cuerpo

Lo sabemos, todas las personas necesitamos descansar a diario; es así como el cuerpo se resetea y vuelve a tener pila para la rutina del día siguiente, pero… ¿Sabías que la posición en la que duermes afecta la efectividad de ese descanso? Dime cómo duermes y te diré qué tan bien está tu cuerpo.

Los seres humanos pasamos una tercera parte de nuestras vidas durmiendo, algunas incluso un poquito más y para poder tener un descanso reparador es necesario tener una correcta posición corporal. Es más, la manera de dormir afecta tanto al organismo que incluso puede influir en el bienestar de ciertos órganos del cuerpo.

Dormir igual a un mejor cerebro

Aunque el cerebro representa sólo el 2% del total de nuestro organismo gasta 20% de toda la energía del cuerpo, lo que lo convierte en un órgano altamente activo y con grandes requerimientos.

Mientras dormimos el cerebro desprende toxinas a través del flujo cefalorraquídeo, los espacios entre las células se abren facilitando el paso de este líquido y la limpieza al interior del cerebro, que posteriormente se drenará por espacios venosos.

Cabe mencionar que esto no ocurre durante una pequeña siesta, sino cuando el organismo se encuentra durante distintas fases del sueño.

#1 Dormir de lado

La mayoría de las personas tienden a tomar esta posición, que promueve la limpieza y regeneración del cerebro. De acuerdo a un estudio reciente de la Universidad de Stony Brook en Nueva York, dormir de lado facilita que el cerebro metabolice mejor materiales de desecho que se relacionan con el desarrollo de problemas neurodegenerativos como el Alzheimer.

Algunos especialistas consideran que dormir específicamente del lado izquierdo tiene aún más ventajas vinculadas a una mejor circulación de la sangre y mejor digestión.

Debido a que el estómago y el páncreas se encuentran en el lado izquierdo del cuerpo, al dormir en esta posición los jugos gástricos pueden generarse y transportarse más adecuadamente, al igual que las enzimas del páncreas.

Por otra parte, esta manera para descansar beneficia al corazón ayudándolo a bombear la sangre de manera más sencilla y con menor esfuerzo.

#2 Dormir boca arriba

Esta postura no es tan recomendable a pesar de que varias personas suelen descansar así. Aunque existen ciertos beneficios que pueden asociarse con dormir de esta manera como:

  • Favorecer la respiración
  • Músculos y articulaciones con postura natural, relajada y cómoda

También existen un par de inconvenientes que pueden ser perjudiciales para tu salud como la lordosis lumbar, problema que se manifiesta debido a que los músculos de las piernas traccionan desde la parte baja de la espalda provocando una cierta curvatura; la espalda no se encuentra totalmente apoyada al colchón lo que genera mucha tensión en la zona lumbar.

Cuando las extremidades permanecen mucho tiempo en esta posición las articulaciones no pueden relajarse lo que ocasiona incomodidad y dolor.

Una opción es flexionar las piernas para reducir la presión lumbar, pero no es recomendable para lapsos muy largos de tiempo. Aunque puede funcionar como una solución cuando estamos leyendo o tomando el sol en la playa, no es una posición muy cómoda para dormir 8 horas.

#3 Dormir boca abajo

A todas aquellas personas que tienden a tomar esta posición para dormir les tenemos malas noticias, ya que esta postura es la que genera mayores problemas y es la menos recomendable por especialistas del sueño.

Imagina ese momento en el que estas a punto de quedarte dormido y cómo se encuentra cada parte de tu cuerpo, seguramente tu cabeza está apoyada a la almohada o al colchón completamente de lado, tu cuello no se alinea con el resto del cuerpo, tienes la espalda y las piernas rectas y alineadas, mientras que los brazos quedan debajo o encima de la almohada ¿le atinamos?

Muchas personas encuentran esta posición como lo más cómodo del universo e incluso pueden sentirte aliviadas al estar así ya que la parte posterior de su cuerpo queda ligeramente elevada aliviando la tensión sobre hombros y trapecio.

Sin embargo, esta forma de descanso favorece molestias y dolor en el cuello, el pecho, dificulta la respiración y también fomenta la lordosis lumbar.

Si no puedes evitar dormir de esta manera te recomendamos que coloques un cojín o una almohada en la parte baja del abdomen lo que hará un poco más suave esta postura, aunque después de cierto tiempo puede no ser lo más agradable.

Como puedes ver, la mejor posición para dormir es la postura de lado izquierdo, entendemos que puede costar trabajo cambiar el hábito de descansar de cierta manera, pero te alentamos a que lo consideres, estamos seguros de que notarás consecuencias favorables no sólo al descansar, sino también al hacer tus actividades diarias.

Autor 

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

ComparteShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0

Autor entrada: Pamela Saucedo

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *