logo

Desbloquea tu energía con los beneficios del Shiatsu

¿Qué es el shiatsu?

Es una técnica japonesa, descendiente de la tradición China, que parte del principio de que el cuerpo puede curarse a sí mismo, basando sus beneficios en conseguir la correcta canalización de la energía vital (CHI) mediante la presión en los meridianos, ciertos puntos clave de nuestro cuerpo, con los dedos, las palmas de las manos y los codos, para mantener la armonía y fomentar el flujo de energía, causando que el organismo pueda resolver el problema que sufre, para que de este modo se mantenga el bienestar físico, mental y emocional,  ya que en el shiatsu se concibe la mala salud como energía bloqueada.

 

¿En qué consiste el shiatsu?

El shiatsu se basa en un principio por el cual la salud de una persona está relacionada directamente con la fluidez de su energía vital a lo largo de su cuerpo, a través de los meridianos.

Al aplicar cierta presión sobre los más de 1.500 meridianos, que se encargan de transportar la energía a cada rincón del cuerpo, con los codos, antebrazos, rodillas, pies, palmas y los dedos de las manos, se puede  mejorar la circulación de la energía y, por ende, nuestra salud.

Al igual que el taichi o el yoga, el shiatsu se basa también en conseguir que mantengamos el cuerpo en una posición correcta y con una respiración consciente y precisa, realizando estiramientos, rotaciones, fricciones, rodamientos o percusiones.

 

Tipos de shiatsu

Sin perder la esencia de la técnica, así como sucede con otras terapias alternativas orientales, la práctica del shiatsu ha  evolucionado, desarrollando diferentes tipos. En el caso del shiatsu, existen tres tipos principales:

 

#1. Shiatsu clásico

Consiste en ejercer presión con los pulgares en ciertos puntos, generando reflejos que vienen determinados por la propia fisiología del sistema nervioso, sin tener en cuenta la teoría de los meridianos.

#2. Shiatsu Zen o Keiraku

Este tipo de shiatsu trabaja con todo el cuerpo y sí se centra en la teoría de los meridianos para regular las carencias (Kyo) y el exceso (Jitsu)) de energía y para lograrlo se utilizan dos técnicas que son apoyar (ho) y dispersar (sha).

#3. Tao Shiatsu

Se considera  una evolución del Shiatsu Zen y se enfoca a tratar pacientes con problemas crónicos.

 

¿Cuáles son los Beneficios del Shiatsu?

La práctica del shiatsu trae consigo una serie de beneficios para nuestra salud mental, física y emocional, los cuales enlistamos a continuación:

 

  • Ayuda a liberar el estrés físico y  emocional
  • Equilibra los sistemas nervioso, respiratorio y digestivo
  • Favorece la circulación sanguínea
  • Tonifica la musculatura
  • Favorece el drenaje linfático y la eliminación de toxinas
  • Facilita el parto
  • Mejora la concentración
  • Ayuda a corregir la postura

Algunos padecimientos que se pueden tratar con el shiatsu son los siguientes:

 

  • Dolores musculares, de espalda, lumbalgias
  • Migrañas
  • Problemas gastrointestinales
  • Trastornos relacionados con la menstruación
  • Síntomas de la menopausia
  • Alteraciones del sueño
  • Ansiedad
  • Fatiga crónica
  • Depresión
  • Estrés
  • Dolores de cabeza
  • Dolores crónicos o agudos
  • Ciática
  • Lesión muscular
  • Reumatismo
  • Trastornos digestivos o circulatorios
  • Desequilibrio emocional
  • Problemas respiratorios
  • Estreñimiento
  • Desórdenes metabólicos

Sin embargo, el shiatsu también presenta  contraindicaciones, por lo que es muy importante que evites esta práctica si padeces alguna de las siguientes enfermedades:

 

  • Enfermedades degenerativas y tumores malignos
  • Hemorragias y lesiones externas
  • Inflamaciones y afecciones agudas así como procesos infecciosos  con fiebre.

 

¿Cómo es una sesión de shiatsu?

Te contamos pasos a paso el proceso de tus terapias de shiatsu, aunque pueden variar de acuerdo al estilo de cada terapeuta:

 

#1. En la primera sesión se realiza una valoración, para detectar el origen de tu malestar, ejerciendo una presión moderada con sus dedos, justa para proporcionar calor al cuerpo.

#2. Cada sesión puede durar entre treinta a noventa minutos.

#3. Lo recomendable es tomar de dos a tres sesiones por semana, durante las primeras tres, y reducir la frecuencia paulatinamente, de acuerdo a la indicación del terapeuta.

#4. La terapia se realiza en una habitación con una temperatura agradable, sobre una camilla o colchoneta.

#5. Es recomendable que vistas con ropa cómodas, recuerda que no es necesario desvestirse, ya que no se utilizan cremas ni geles.

#6. Probablemente el terapeuta va a crear un ambiente más armónico para aumentar los efectos del shiatsu; ya sea con música de relajación, aromaterapia, velas, incienso, o algunas otras herramientas holísticas.

#7. La sensación de bienestar procedente  a la sesión puede durar desde horas hasta días.  Sin embargo, en ocasiones, después de las primeras sesiones, los pacientes sienten cierto malestar, lo cual no es causa de preocupación, es parte del proceso de recuperación.

#8. Es común que al término de la sesión el terapeuta y el paciente comenten los resultados de ese día.

 

Siempre es bueno probar diferentes alternativas ante cualquier tipo de enfermedad o molestia, pero los expertos en esta terapia aseguran que precisamente cuando nos sentimos bien es el mejor momento para que realicemos sesiones de shiatsu , para reforzar nuestro sistema inmunológico y prevenir futuros padecimientos. Así que no esperes a enfermarte y acércate a un profesional de la materia, tu cuerpo, tu mente y tu alma te lo agradecerán.

Autor 

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

ComparteShare on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on Google+1Share on Reddit0


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *