logo

¿Qué es y cómo funciona la homeopatía?

homeopatiaLa homeopatía es un tratamiento alternativo a la medicina tradicional y que se usa como tratamiento adicional al normal. Incluso muchas personas que nunca se curan con medicinas tradicionales si pudieron lograrlo con esta técnica. Pero, ¿qué es la homeopatía? y ¿cómo funciona? Sigue leyendo para encontrar las respuestas a esas preguntas.

La homeopatía se define como “Método curativo de algunas enfermedades que se fundamenta en la aplicación de pequeñas cantidades de sustancias que, si se aplicaran en grandes proporciones a un individuo sano, producirían los mismos síntomas que se pretenden combatir”. Ahora bien ¿Qué quiere decir esa definición?

Es un tipo de medicina alternativa que se basa en dos principios publicados por Samuel Hahnemann, su creador, hace más de 200 años. Está basada completamente en la naturaleza, por la que solo usa plantas para la curación, sin ningún tipo de químico añadido.

El primero de los principios afirma que se puede curar una enfermedad con una sustancia que provoque los mismos síntomas en el cuerpo que tal infección.

El segundo de los principios afirma que una sustancia activa es más eficaz cuando está se ha diluido en agua. Tal principio se basa en la creencia de que el agua tiene “memoria” de las cosas que ha tocado. Por lo que si una gota de agua ha estado en contacto con la sustancia, entonces tal gota obtendrá todas las características del remedio.

Para preparar los remedios de esta medicina, se usa un proceso llamado “dinamización” y “potenciación”. En estos, una sustancia se diluye en alcohol o agua destilada y luego se agita vigorosamente por 10 golpes duros contra un cuerpo elástico. El proceso anterior se conoce como “Sucesión”.

La dilución de las sustancias se hacen por la creencia de que la sucusión activa la “energía vital” de la sustancia diluida, y por lo tanto se hace más fuerte. Así que en la homeopatía una solución más diluida contiene una mayor potencia y es considerada como un remedio más fuerte y de acción más profunda.

Además, cabe señalar que no todos los tratamientos homeopáticos para una persona son adecuados para otra. Eso porque la homeopatía trata a cada persona de manera distinta, haciendo un análisis único dependiendo de su estado físico y psicológico. Así se hace un tratamiento específico para la enfermedad de esa persona, el cual no se debería de compartir con nadie más.

Los tratamientos homeopáticos no solo se pueden utilizar en humanos, también se pueden aplicar en animales. Son útiles para tratar algunas enfermedades en las mascotas, como lo son el estrés, la ansiedad y las alergias.

La homeopatía puede tratar muchas enfermedades, y por cada una existen decenas de pacientes que confirman la eficacia del tratamiento, veamos algunas de ellas:

#1 Problemas otorrinolaringológicos y bronquiales: Otitis, rinitis, sinusitis, amigdalitis, laringitis, traqueítis, bronquitis y asma.

#2 Problemas digestivos: Problemas de estómago, acidez, ardor, pesadez, mala digestión, flatulencias, úlcera gastro-duodenal, diarrea, estreñimiento, náuseas y vómitos.

#3 Problemas cardiocirculatorios: Hipertensión arterial, arteriopatías periféricas, varices y pesadez de piernas.

#4 Problemas osteo-articulares: dolores musculares y articulares causados por artrosis o artritis (dolores de cabeza, de cuello, de hombros, de muñecas, esguinces, contracturas, etc.).

#5 Traumatismos: Caídas, golpes, contusiones, fracturas óseas, etc.

#6 Problemas urológicos: Infecciones urinarias de repetición y prostatismo.

#7 Problemas ginecológicos: Dolor durante la menstruación, alteraciones de la misma, sindrome premenstrual, trastornos de la menopausia e infertilidad.

#8 Problemas dermatológicos: Eccemas, urticarias, acné vulgar, acné rosácea, forúnculos de repetición, verrugas vulgares, papilomas plantares, moluscos contagioso, herpes simple y psoriasis.

#9 Problemas neurológicos: Cefaleas y migrañas.

#10 Problemas oftalmológicos: Conjuntivitis, blefaritis, orzuelos, dacriocistitis y uveítis.

#11 Problemas de comportamiento y psiquiátricas: Ansiedad, angustia, depresión, estrés y cansancio psíquico.

#12 Problemas pediátricos: Otitis, anginas, bronquitis, asma, diarreas, vómitos, problemas de piel, afta, problemas durante la dentición, trastornos del sueño, alteraciones en el rendimiento escolar y alteraciones en el comportamiento.

#13 Problemas endocrinológicos: Obesidad, hipotiroidismo e hipertiroidismo.

#14 Disminución de las defensas: Infecciones de la garganta, senos, nariz, oídos, conjuntivitis, laringe, bronquios, pulmón, piel, vejiga, etc.

Las opiniones están divididas en cuanto a la eficacia de estos medicamentos. Afortunadamente no producen efectos secundarios, por lo que se pueden utilizar como tratamientos adicionales sin ningún temor a que causen daños. En tu ciudad podrás encontrar profesionales de la homeopatía que te darán los mejores remedios dependiendo de tus necesidades. Y tú ¿has probado la homeopatía? ¿te funcionó? cuéntanos tu experiencia en los comentarios.

Autor 

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

ComparteShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *