¿Cómo se desechan los materiales radioactivos?

desechos_radiactivosMucha gente se asusta en cuanto escucha el término radioactivo. Lo que muchos no saben es que diariamente nos exponemos a pequeñas cantidades de radiactividad que no nos hacen ningún daño. No obstante, algunos residuos radioactivos si afectan mucho nuestra salud y lo más conveniente es tirarlos una vez que no se utilicen. Este tipo de desechos lo generan principalmente las fábricas de tecnología, los reactores nucleares y algunos hospitales.

Las centrales nucleares siempre han generado mucha controversia entre las personas, debido a el peligro latente que existe en ellas, recordemos los terribles accidentes nucleares en Chernobyl y Fukushima. Por eso es que muchos nos preguntamos… ¿Cómo se deshacen de los residuos radioactivos? ¿Es seguro para las personas?.

Los desechos radioactivos se dividen en dos clases:

Residuos de baja radiación:

Están constituidos en su mayoría por líquidos, herramientas usadas en centrales, materiales médicos y desechos de laboratorios. Suelen tener una vida de 300 años. Algunos de estos desechos se eliminan diluyéndolos en pequeñas cantidades en la atmósfera y en el agua, para que no hagan tanto daño. Otras veces, se opta por almacenar los residuos en tanques con doble pared de acero y hormigón de un metro de grosor para que la radiactividad no traspase los muros.

desechos_radiactivos_1

Residuos de alta radiación:

Provienen del combustible gastado de las centrales nucleares y representan el 5% de los desechos radiactivos mundiales. Estos desechos se almacenan en piscinas profundas en las centrales nucleares, luego se tiran en un almacén centralizado altamente protegido con hormigón muy grueso y se sella para que no salga nada de radiactividad.

desechos_radiactivos_3

Los residuos radioactivos se cubren usualmente con hormigón, porque este material ayuda a contener la radiactividad para que no se salga de él. Estos hormigones son creados con los más altos estándares de calidad y son revisados por varios organismos para asegurarse de su calidad.

Diariamente recibimos dosis pequeñas de radiación. Por ejemplo, los plátanos son radioactivos, tienen pequeñas cantidades de potasio. Comerte un solo plátano te expone a la misma cantidad de radiación como vivir durante un año a 80 km de una central nuclear. De hecho, si fueras capaz de comerte 200 plátanos seguidos, recibirías la misma cantidad de radiación que en una radiografía. Esta radiación es natural y no nos provoca daño alguno, lo que provoca el daño es cuando nos exponemos demasiado a este tipo de condiciones.

Pero no hay por qué preocuparnos, en los vertederos y almacenes los desechos radioactivos se controlan muy bien y no representan ningún riesgo para la humanidad. En la actualidad se están desarrollando nuevos métodos más baratos y eficaces para desechar la basura radioactiva. Con estos nuevos métodos los científicos esperan poder tirar los residuos cerca de las ciudades sin producir ningún daño a las personas.

Autor 

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

ComparteShare on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0

Autor entrada: Pamela Saucedo

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *