Cultivos hidropónicos ¿son el futuro?

cultivos_hidroponicos_2El cultivo hidropónico es una novedad técnica, la cual nos permite sembrar sin utilizar tierra, que además permite ahorrar importantes cantidades de agua. Por lo tanto, se ha convertido en un tipo de cultivo con bastante popularidad.

Hidroponia (cultivar sin tierra), del Griego Hydro que significa agua y Ponos que significa trabajo. Es la combinación perfecta para todos aquellos que no dispongan de espacio de tierra fértil, también para quienes quieren comer sus alimentos sembrándolos y cultivándolos ellos mismo o para aquellos que carecen de espacio para cultivar.

A pesar que no existen pruebas, se dice que en Babilonia, los famosos jardines colgantes, no eran otra cosa que cultivos hidropónicos.

Pero ¿Cuando hablamos de hidroponía, a que nos referimos? Planteándolo de una forma sencilla y fácil de entender, se trata de cultivar plantas en el agua, en lugar de cultivarlas en la tierra, aportándole a la planta mediante un medio líquido los nutrientes que necesita para desarrollarse de manera adecuada.

Es importante señalar que en países como Canadá, Australia y Holanda, gran cantidad de sus producciones alimentarias ya provienen de los cultivos hidropónicos.

¿Qué ventajas tiene la hidroponía?

Otra de las ventajas de la hidroponía, es que puede realizarse en ciudades y en lugares donde la agricultura tradicional es difícil de desarrollar. Asimismo, este método permite que las cosechas se den en menor  tiempo, lo cual hace innecesario el uso de pesticidas, puesto que por la precocidad de las plantas quedan libres de hongos, bacterias y parásitos.

cultivos_hidroponicos_Pero lo más importante de esta novedosa técnica de cultivo, son las increíbles cantidades de agua que se ahorran, puesto que se recicla continuamente, lo que la hace también ideal para zonas desérticas y áridas.

Los cultivos hidropónicos, también tienen la gran ventaja de poderse desarrollar en lugares en los que normalmente cultivar resulta prácticamente imposible, como en jardines, pequeñas habitaciones, azoteas. Este tipo de cultivo es adaptable a cualquier situación y además no requiere de grandes inversiones.

El principio básico de estos cultivos, es circular constantemente los sustentos tales como fósforo, calcio, azufre, zinc, potasio, molibdeno, cobre, cloro, boro, nitrógeno, hierro y manganeso, entre otros. Estos nutrientes normalmente se encuentran en la tierra, sin embargo podemos alimentar nuestras plantas sin necesidad de esta.

Es increíble la diversidad de plantas que podemos cultivar por medio de cultivos hidropónicos, desde plantas frutales como el tomate, hasta hortalizas y plantas florales. De hecho en muchos países de América Latina no sólo se realizan huertos caseros, también se han realizado siembras que abastecen a comunidades completas.

Esta forma de cultivo nos ofrece una forma de consumo consciente, ya que al no tener contacto con la tierra, no es necesario fumigarlos, disminuyendo así el riesgo de envenenar el producto y manteniendo su buena calidad.

¿Por qué optar por esta forma de cultivo?

Esta opción, surge como una solución a los innumerables problemas que han surgido con los suelos, ya que grandes extensiones de terreno que se utilizaban para la siembra, hoy en día se encuentran pobladas, además que muchos de estos suelos ahora son infértiles debido a la falta de agua o exceso durante los largos períodos de sequías o lluvias.

En la actualidad, este tipo de cultivo ha ganado mucha popularidad y ha adquirido un importante auge en aquellos países en los cuales existen condiciones adversas para el desarrollo de la agricultura. Se ha demostrado que si se combina la hidroponía con un adecuado manejo del invernadero, se obtienen altos rendimientos, incluso superiores a los obtenidos en aquellos cultivos que se realizan a cielo abierto.

Asimismo, si deseamos cultivar a pequeña escala, en nuestras casas, en el colegio o en el jardín de un conjunto residencial, se pueden utilizar recursos que normalmente todos tenemos a la mano, ya que se pueden reciclar para nuestro pequeño jardín hidropónico, muchos materiales que normalmente desechamos.

Hidroponia: Una sola práctica con muchos beneficios

Si comparamos la forma tradicional de cultivar con este innovador cultivo en el agua, son muchas las bondades que nos otorga la práctica de la Hidroponia. Para comenzar no es necesario contratar mano de obra, puesto que no hay que labrar la tierra. Además si el sistema que se coloca es automatizado, la supervisión se reduce al mínimo, ya que sólo hay que rotar los nutrientes.

Otra de sus grandes ventajas es el ahorro en la compra de la solución nutritiva, puesto que esta se reutiliza desde el primer momento que se pone en funcionamiento el sistema, sólo debe irse agregando agua a medida que se evapora.

Antiguamente se pensaba que las plantas se alimentaban de la tierra, sin embargo las investigaciones al respecto han descubierto que en realidad las plantas deben su crecimiento al consumo de micronutrientes y al agua.

Y luego de todo este recorrido por el sendero de los cultivos hidropónicos, tomando en cuenta las múltiples ventajas, dentro de las cuales podemos mencionar: ahorro, adaptabilidad, alta productividad y sencillez, es definitivo que más allá de ser una alternativa de consumo, esta práctica es una necesidad.

Finalmente, tomando en cuenta todas las técnicas de cultivos que el ser humano ha desarrollado durante toda la historia, es decir, millones de años, definitivamente La Hidroponia es la más moderna y avanzada.  Por todo lo anteriormente expuesto, cabe preguntarse: los cultivos hidropónicos ¿son el futuro? Déjanos tu opinión aquí debajo.

 

Autor 

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

ComparteShare on Facebook468Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0

Autor entrada: Pamela Saucedo

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *