Regiones de bajo oxígeno

Las regiones de bajo oxigeno se están extendiendo en las aguas profundas y están provocando la muerte de algunas criaturas y cambiando la forma en que las otras viven.

Los marlines y los peces vela son los atletas perfectos de los océanos. Un marlín, que pesa más que un oso polar, puede saltar por los aires y atravesar el mar desde Delaware hasta Madagascar. Los peces vela, por su parte, pueden desplazarse más rápido que cualquier otro pez en el mar. Ambos pueden cazar a grandes profundidades para alimentarse, sin embargo, ambos depredadores están buscando sus alimentos cerca de la superficie.

El descubrimiento de este comportamiento peculiar en estos peces, preparados naturalmente para el buceo, es una de las pruebas más tangibles de una tendencia preocupante: el aumento de las temperaturas está eliminando el oxígeno de las aguas, incluso en alta mar, haciendo que vastas extensiones de la profundidad del océano se hayan convertido en un territorio hostil para la vida marina.

“A doscientos metros de profundidad hay un tren desbocado de agua con poco oxígeno que se está abriendo paso hacia la superficie” afirma el biólogo marino William Gilly , de la Estación Marina Hopkins de la Universidad de Stanford, en Pacific Grove  California. Sin embargo, a pesar del peligro que esto representa, nadie le ha prestado demasiada atención.

¿Qué causa las regiones de bajo oxígeno?

Las regiones de bajo oxígeno son provocadas por unas bacterias que viven en las profundidades del océano y que consumen el oxígeno al alimentarse de las algas que se asientan desde la superficie. Al igual que los escaladores sienten los efectos adversos de la altitud por la falta de aire, los animales marinos que requieren oxígeno para respirar, no pueden sobrevivir en ese entorno.

Los fertilizantes, las aguas residuales y los desechos industriales vertidos a los ríos y mares han sobrecargado las zonas marinas costeras con nitrógeno y fósforo, lo que estimula el crecimiento excesivo de esas algas que provocan la disminución del oxígeno de los océanos.

Las fluctuaciones del clima pueden afectar drásticamente la habitabilidad de los ecosistemas marinos, según ha quedado demostrado luego de un estudio de los científicos de la UCLA, que examinaron la expansión y la contracción de las zonas con bajo oxígeno. Este equipo de investigadores utilizó un sistema de computación para demostrar que estas zonas creadas por las bacterias son extremadamente sensibles a los cambios provocados por las oscilaciones climáticas.

Estas regiones están aumentando de tamaño y se extienden tanto a nivel horizontal como vertical. Se han expandido más de 4,5 millones de Km2 en los últimos 50 años. Este fenómeno puede transformar los mares tanto como el calentamiento global o la acidificación de los océanos, alterando la forma de alimentación de algunas criaturas y eliminado algunas especies. De hecho, ya está empezando a modificar las cadenas alimenticias en el mar.

¿Por qué el aumento de las temperaturas puede afectar a esos entornos bajos en oxígeno?

Cuando aumenta la temperatura, menos oxígeno sale de la atmósfera y penetra en el océano. Además, los niveles superficiales del mar se calientan y se dilatan, lo que hace más lenta la circulación del oxígeno hacia las capas inferiores.

A medida en que aumenta la temperatura global, se espera que estas regiones de bajo oxígeno aumenten de tamaño, en forma similar a lo que ocurrió en la última era del hielo, hace 30,000 años. Sin embargo, debido a que estas regiones cambian mucho de tamaño de década en década, debido a la Oscilación Decadal del Pacífico, es necesario recabar más datos antes de que los científicos puedan reconocer una tendencia general.

¿Existe alguna solución al problema?

Los científicos están buscando algunas soluciones tecnológicas para resolver este problema. En Suecia, estos se preparan para bombear oxígeno al mar Báltico, una de las mayores zonas muertas provocadas por el hombre, en el afán de revivir el ecosistema marino. Sin embargo, esta es una solución que no convence a todos. Algunos opinan que esta acción podría tener consecuencias inesperadas, ya que el bombeo de oxígeno podría cambiar la ecología marina, así como liberar los contaminantes que se encuentran enterrados y por ello una alternativa es el uso de un cloruro utilizado en el agua potable para convertir los contaminantes de fósforo en sedimentos. Sin embargo, este es un problema que nos atañe a todos y es por ello que es necesario que de una vez por todas tomemos conciencia del peligro de los pesticidas y de los desechos tóxicos para el medioambiente con el fin de reducir el impacto que estos tienen en la naturaleza.

Autor 

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

ComparteShare on Facebook2Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0

Autor entrada: Pamela Saucedo

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *