5 trucos sencillos de meditación para tu día a día

La meditación ha sido usada desde tiempos ancestrales como una vía para alcanzar estados espirituales. En la actualidad sus funciones se centran en calmar el estrés, mejorar la creatividad y concentración, y aliviar distintos problemas de salud; pero aún suele ser vista como algo complicado, reservado para unos pocos. Hoy te compartiremos en palabras simples 5 trucos sencillos de meditación para tu día a día.

La verdad es que todos podemos y debemos encontrar espacio en las rutinas cotidianas para meditar y así disfrutar de los grandes beneficios que esta práctica genera en nuestras vidas. Aprende cómo mejorar tus días y liberarte del estrés con estas ideas para nada complicadas.

#1 Respira de forma consciente

tips_para_meditar_respiracionSolo con dejar de prestar atención a tus pensamientos y concentrarte en tu respiración ya estás meditando. Enfócate en las distintas sensaciones que inhalar y exhalar produce en el cuerpo: el aire tibio que sale, el pecho subiendo y bajando, el aire entrando a los pulmones. Observa todo tu cuerpo de pies a cabeza, las sensaciones comenzaran a aparecer en cada parte. Al concentrarnos en nuestra respiración, estamos dejando a un lado aquellos pensamientos negativos que tanto daño nos hacen.

Es normal que al principio nos cueste y en pocos minutos estemos pensando demasiado de nuevo. En tal caso, simplemente vuelve a poner tu atención en lo que la respiración te hace sentir. Respirar es algo que hacemos de manera automática, así que en cualquier momento puedes meditar: al cocinar, en el metro, o al bañarte.

#2 Comienza a meditar poco a poco

tips_para_meditar_poco_pocoAl iniciar una actividad nueva solemos esperar resultados grandes e inmediatos, lo que nos lleva a la decepción y posterior abandono. Si llegamos con estas expectativas, no estamos realmente meditando. Meditar es estar en el momento presente.

Si nunca has meditado, empieza por hacer tres respiraciones profundas al despertar. Te ayudará a iniciar el día relajado y concentrado. También puedes hacerlas antes de dormir y así ayudar a tu cuerpo a descansar mejor y más profundo. Luego podrás ir aumentando el número de respiraciones e incluso poner tiempo. Pon una alarma de entre 5 y 15 minutos y comienza a respirar.

Es importante establecer un momento del día, así se hace parte de nuestros hábitos o estilo de vida. También puedes meditar en momentos de gran estrés o angustia y volver a un estado de paz.

#3 Visualiza lo que quieres sentir

tips_para_meditar_chakrasUna vez que hayas incluido la respiración consciente en tus rutinas, estás listo para visualizar. Visualizar es importante en las mañanas porque nos ayuda a centrarnos en nuestras metas para el resto del día. Pero no te enfoques en la lista de deberes o cosas por hacer, sino en lo que quieres sentir: armonía, amor, bienestar, éxito. Al respirar, imagina una situación que te haga sentir así y trae esa sensación a todo el cuerpo. Nada mejor para iniciar el día con motivación.

También puedes concentrarte en un color: imagina una luz de un color específico, que puede estar estática o viajar por todo tu cuerpo. Si te interesa el tema de los chakras, sabrás que cada uno tiene un color distinto. Al visualizar el color de un chakra estás activando su energía.

#4 Aprende a escuchar

tips_para_meditar_musicaAlgunos prefieren el silencio y otros añaden música a su meditación, para intensificar la relajación. Puede ser desde alguna canción muy ligera que te agrade escuchar, hasta sonidos específicos de la naturaleza como el viento, un río, hojas, o pájaros.

Otro método es usar mantras. Los mantras son palabras o sonidos especiales que, para algunas religiones, tiene un poder psicológico o espiritual. El más conocido es “Om”. Cada tipo de meditación tienes sus propios mantras y cada chakra también. Investiga y escoge el mantra que más te guste o se adapte a tus necesidades. Al repetir la palabra, el cerebro la asocia con el estado de tranquilidad logrado. También puedes escuchar meditaciones guiadas.

#5 Disfruta el proceso

Ya sean dos minutos o veinte, lo más importante es disfrutar nuestra práctica. Muchas personas se estresan intentando concentrarse o dejar su mente en blanco, o porque no tienen tiempo para ir a un estudio, o no tienen un lugar apropiado en casa. Olvidémonos de esos mitos y excusas: la meditación no se hizo para dejar de pensar, sino para relajarnos, y además podemos meditar en cualquier lugar, incluso caminando.

Adopta una actitud amorosa y compasiva contigo y tu proceso. Si vienen pensamientos, nos los veas como enemigos sino como parte de ti: aprenderás a conocerte mejor.  No te enfoques en si lo estás haciendo bien o mal: es el único momento del día que dedicamos enteramente a nosotros mismos; no debería estar lleno de juicios, sino pleno de sensaciones agradables. ¡No olvides sonreír al final!

Esperamos que puedas aplicar estos 5 trucos sencillos de meditación para tu día a día, pero también nos interesa conocer tu opinión: ¿conoces alguna otra práctica de este tipo que te haya ayudado con el estrés cotidiano? Siéntete libre de dejarnos tus comentarios.

Autor 

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

ComparteShare on Facebook8Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0

Autor entrada: Pamela Saucedo

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *