¿Es la risa el mejor remedio?

No hay nada mejor que estar compartiendo un rato agradable junto a los amigos y que las risas sean una parte importante de la reunión. Reírse debe ser algo fundamental en la vida de todos, no solo nos hace pasar buenos momentos, sino que también nos relaja y permite la liberación de endorfinas, esto sin contar todos los beneficios psicológicos que conlleva aunque sea sonreírnos. ¿Es la risa el mejor remedio? Justamente es la pregunta a la cual daremos respuesta hoy, así que esperamos prestes mucha atención y disfrutes este artículo que sin duda alguna te resultará bastante informativo.

¡Sonríe! Te sentirás mejor

la_risaTodos hemos experimentado emociones positivas en nuestras vidas junto con las sensaciones agradables que éstas nos producen. Normalmente, cuando nos sentimos bien, nos contentamos, luego, sonreímos o tal vez, hasta nos reímos, ¿no es cierto? Todo este proceso puede darse por sentado, sin embargo, es mucho más complicado y te explicaremos por qué: Estudios científicos han develado una hipótesis, y es que aparentemente al expresar físicamente emociones positivas, así no te estés sintiendo bien, se envían señales biomecánicas desde los músculos faciales hacia el cerebro, teniendo repercusiones positivas.

El proceso es muy similar a cuando el sonido puede ser recogido por un micrófono y luego este es enviado de vuelta a un amplificador. Todo esto es muy positivo para aquellas personas que desean una mejora en su bienestar mental y espiritual, pues con mucha práctica y ejercicios adecuados podrías llegar a controlar de forma consciente tu vida emocional de forma autónoma.

Sonreír sí tiene un efecto en nuestro cerebro y por tanto, en los sentimientos que nos dominan, algo que realmente es útil saber cuando nuestra meta es simplemente ser más feliz. Pese a que esto es una hipótesis y aún se están llevando a cabo estudios, se ha demostrado una mejora en pacientes que se encuentran tristes o deprimidos.

De hecho, Charles Darwin fue uno de los primeros científicos en sugerir esta idea, expresando lo siguiente: “La libertad de expresión mediante signos externos de una emoción, la intensifica. Por otro lado, la represión, en la medida de lo posible, de todos los signos externos, suaviza nuestras emociones… Incluso la simulación de una emoción tiende a despertar una reacción en nuestras mentes”.

Diferentes estudios que han probado la hipótesis

En los estudios llevados a cabo, se ha comprobado que la mejor manera de probar esta teoría es tratando de simular las contracciones musculares que se llevan a cabo en una expresión facial y notar cambios emocionales. En el año 1988 se hizo un estudio en la Universidad Mannheim, en la República Federal de Alemania.

¿Están los músculos relacionados?

El experimente consistía en decirle a los participantes que debían sostener un bolígrafo de 2 formas distintas, en los labios (posición que activaba los músculos orbiculares de los labios y tiene a fruncir el ceño) o con los dientes (que empleaba el músculo cigomático, el cual se usa para sonreír), mientras otro grupo de control simplemente sostenía el bolígrafo con sus manos.

A los 3 grupos se les mostró una caricatura y evaluaron qué tan graciosa la encontraban. Los resultados fueron variados, siendo las personas que sostuvieron el bolígrafo con los dientes los individuos que más divertido encontraron al dibujo animado. ¿Coincidencia? Nada lo es para la ciencia.

Rodéate de risas

Este es tan solo uno de muchos estudios que se han llevado a cabo para demostrar que, claramente, las emociones pueden estimular expresiones físicas y también en el sentido contrario. Este mecanismo de retroalimentación que puede ser trabajado de forma individual, tiene un impacto si se lleva a cabo en una reunión social o grupo determinado.

Por ejemplo, si escuchamos o vemos a una persona reírse, nosotros solemos sonreír o reírnos también, lo cual desencadena un “efecto dominó” en los demás individuos. Esto significa que los grupos de personas son sistemas de circuitos de retroalimentación tanto internos como externos que benefician las emociones positivas… En pocas palabras: ¡Para ser feliz, tienes que contar con un buen grupo de amigos!

Te puede interesar:  ¿Cómo mejorar tu salud con frutos secos?

Conoce los “Clubes de la Risa”

En la actualidad existen terapias de grupo que ayudan a las personas a fomentar la risa como un método saludable y divertido para que estos sanen y aprendan a controlar sus emociones positivas. Un ejemplo de esto es el yoga de la risa, también conocido como “terapia de la risa”, iniciado por el doctor Madan Kataria, de Mumbai, India. La primera práctica se llevó a cabo en 1995 y hoy, esta actividad reúne hasta seis mil “Clubes de la Risa” en distintos países alrededor del mundo.

El método consiste en que, luego de haber llevado a cabo distintos ejercicios físicos y de respiración y bajo la supervisión de un líder capacitado, los participantes recrean risas vigorosas como “ja ja ja” y “jo jo jo”. Esta risa falsa se va convirtiendo en real, ¡muy contagiosa!, llegando a durar media o una hora más. Lo más importante es que la alegría perdura, lo cual mejora la salud física y emocional de los practicantes, reduciendo sus niveles de estrés y cortisol.

Esperamos que ahora comprendas cómo la risa puede llegar a ser el mejor remedio para combatir las tristezas o depresiones, ¿qué esperas para sonreír un poco más?

Autor entrada: Pamela Saucedo

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *