logo

La importancia de la autoestima en la salud

autoestimaLa salud es un reflejo de nuestro estilo de vida, sin embargo, también es un reflejo de nuestras emociones y autoestima. Se ha encontrado que una buena autoestima ayuda a la salud mucho más de lo que se imaginaba. ¿Qué tan importante es esta en nuestra vida?.

La autoestima se define como “valoración generalmente positiva de sí mismo”. Pero, ¿qué sucede cuando esta valoración de nosotros mismos no es positiva, sino más bien negativa?. La autoestima puede cambiar nuestra salud más de lo que pensábamos, he aquí una lista de los cambios que puede generar en nosotros:

Desórdenes alimenticios: La comida es utilizada como un medio de escape de muchas personas para evadir la realidad y escapar de sus emociones. Una persona con una baja autoestima recurrirá a grandes cantidades de comida para evadir su problema. Estos atracones se dan aunque el individuo no tenga hambre y por lo general conlleva el sobrepeso y obesidad. Un aumento en la ingesta de azúcares y un incremento de peso pudieran llevar a padecer diabetes. Por otro lado, una baja autoestima puede llevar a dejar de comer para bajar de peso y provocar anorexia.

Trastornos mentales: Si bien la depresión clínica lleva a una baja autoestima, una baja autoestima puede llevar a una depresión normal. Esta falta de valoración por uno mismo hace que una persona se sienta inapropiada en la vida y la lleva a creer que no merece cosas buenas. De igual modo, este tipo de personas tienden a reducir su vida social al no crear nuevas relaciones por el miedo a lo que los demás pensarán de ellas.

Problemas en el sistema inmunológico: La depresión (ligada a la baja autoestima) se caracteriza por una disminución del sistema inmunológico. Al bajar este, las bacterias y virus tienen mayores probabilidades de sobrevivir y desarrollarse en el cuerpo, causando enfermedades de todo tipo.

Enfermedades cardiacas: Este punto tiene mucho que ver con el anterior. En caso de que el sistema inmunológico no funcione, el organismo activará el estrés. Con esto, se dispararán las posibilidades de sufrir una enfermedad cardiaca.

Hipertensión: La baja autoestima lleva a algunas de las causas de la hipertensión: obesidad, falta de ejercicio físico y estrés. Al pensar que no se pueden resolver los problemas de la vida, estas personas tienden a cuidar menos su salud física.

Además de los cambios en la salud, una baja autoestima puede llevar a otros cambios. Entre estos se incluyen la dificultad de expresarse y relacionarse, dificultad para alcanzar metas, problemas de personalidad, apatía, desinterés, y dependencia tanto afectiva como económica y laboral. Al saber qué cambios puede provocar en nuestro cuerpo la autoestima, estaremos más motivados a mejorarla. Pero, ¿cómo podemos hacerlo?, he aquí algunos consejos para aumentar nuestra autoestima.

Evita compararte con los demás: Al mirar a otras personas, quienes tienen una baja autoestima tienden a compararse sólo centrándose en las cosas que son peores que ellos. Lo importante es evitar ese pensamiento, ya que siempre serás mejor que otras personas en ciertas áreas y serás mejor en otras.

Evita el perfeccionismo: A todos nos gustaría hacer bien todas las cosas, pero algunos muestran una obsesión con ello. Estas personas se ponen tristes o se enojan cuando no logran sus objetivos, lo que lleva a una baja autoestima. Recuerda que todos somos humanos y cometemos errores, y que equivocarse no es el fin del mundo. Puedes ver las biografías de las personas que más admiras para darte cuenta que ellos también se equivocaron y salieron adelante.

Haz ejercicio: No estamos diciendo que de un día para otro cambies repentinamente tu estilo de vida. Sino que por lo general las personas con baja autoestima tienden a evitar por completo el ejercicio físico. Comienza de poco a poco con 15 minutos diarios y ve aumentando el tiempo conforme pasan las semanas. El ejercicio libera endorfinas, que son las hormonas del bienestar, y así mejorarás tu autoestima.

Socializa: El apoyo social te ayudará a sentirte mejor y a liberar mucho del estrés que tienes acumulado. Quizás al principio pueda parecerte difícil hacer esto debido a que la baja autoestima te impide platicar con nuevas personas. En esos casos lo que puedes hacer es pedirle a un viejo amigo que te invite a un lugar y te presente a personas que sepan que te agradaran.

Nuestra mente es muy poderosa, y la forma en la que nos veamos a nosotros mismos influye en nuestro cuerpo. Infortunadamente, existen algunas enfermedades, como la depresión crónica, que afectan profundamente a la autoestima. Si se cuenta con una de esas afectaciones, lo más recomendable es ir al médico para que te brinde el mejor tratamiento para mejorar tu salud.

Autor 

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

ComparteShare on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *