¿Qué son las enfermedades psicosomáticas?

¿Sabías que hay enfermedades que se curan desde las emociones?

Las enfermedades conocidas como psicosomáticas suelen ser una causa frecuente de malestar físico. Sus síntomas a veces se confunden con enfermedades que afectan al organismo, pero en este caso a pesar de las somatizaciones, como también se les llama, son originadas por la mente y por las emociones.

Existe una fuerte relación entre la mente y el cuerpo, por eso es que cuando llega una enfermedad a nuestro cuerpo, comúnmente nos sentimos bajos anímicamente, preocupados y atemorizados. Así mismo, los conflictos psicológicos y emocionales nos pueden generar dolencias en el cuerpo, sin tener necesariamente una enfermedad que los médicos puedan realmente diagnosticar.

 

¿Por qué el médico me manda al psicólogo?

Es justo cuando te canalizan con un psicólogo, donde se puede concluir que el padecimiento es psicosomático, cuando a pesar de ver doctores y más doctores, de realizarse estudios y pruebas médicas, no se encuentra una afección real en el cuerpo. Los tratamientos no funcionan y los fármacos ayudan a reducir la molestia por un tiempo, pero realmente no la elimina y termina regresando. Por lo regular, los médicos terminan canalizando al paciente con un psicólogo o un psiquiatra. Si has vivido algo similar ¡no te preocupes! La solución la tienes en tus manos, o mejor dicho en tu mente y en tu alma.

Si haces un poco de introspección en tu vida, te darás cuenta qué es lo que te está causando un mal-estar. No nos referimos a que tengas un trauma de la infancia o alguna creencia arraigada, aunque estos factores pueden interferir, simplemente se trata de fijarte en tu presente. Muchas veces pasamos por momento que no sabemos cómo resolver: rupturas amorosas, pérdidas económicas, problemas laborales, o tan simple como un ritmo de vida tan acelerado que nos rebasa.

Este tipo de situaciones nos generan estrés, ansiedad, depresión, enojo, entre otras; actuando directamente en nuestras hormonas, y es por eso que se generan cambios en el organismo, recuerda que la mente y el cuerpo están ligadas fuertemente. Así es como nuestro cuerpo reacciona con un padecimiento físico. Por ejemplo, se ha demostrado que el estrés y los rencores influyen para crear un cáncer o para hacerlo avanzar prontamente.

 

¿Cómo prevenir y controlar las enfermedades psicosomáticas?

Mantenerte relajado y evitar el estrés. Parece algo complejo, pero es cuestión de que observes cómo son tus respuestas físicas ante situaciones que te generan nervios o estrés; así como las emociones y sentimiento que experimentas.

Así como los síntomas físicos son alertas que nos indican que algo en nuestras vidas requiere cuidados. En la enfermedad psicosomática, a medida que las emociones, el estrés o los sentimientos negativos son más intensos, también lo son los motivos emocionales que generan la dolencia.

Algunos consejos que te ayudarán a que logres desconectarte de lo que te produce tensión y cambies tu chip mental:

 

#1 Busca un hobby

#2 Practica ejercicio diariamente

#3 Busca soluciones a tus problemas

#4 Evita quejarte, ser víctimas nos enferma

#5 Encontrar alternativas para liberar tu espíritu, como la meditación, yoga, reflexología, reiki, biomagnetismo, aromaterapia, diksha, acupuntura, musico-terapia; y gran cantidad de terapias holísticas perfectas para ti.

#6 No critiques ni te autocritiques

#7 Toma la vida ligera, no te enojes por todo

#8 Aprende a soltar, no seas aprehensivo

#9 ¡Vive! No te quedes con ganas de nada

#10 No le des tanta importancia a las cosas, deja que todo fluya

¿Qué emoción está detrás del dolor?

Para tocar este tema, quisiera citar a Louise L. Hay, una verdadera eminencia respecto al tema, quien se dedicó al estudio y la investigación de las enfermedades físicas causadas por una emoción oculta

La cito textualmente:  Para ella, las “causas metafísicas” explican…

“el poder que hay en las palabras y en los pensamientos; poder que crea experiencias. Este nuevo conocimiento me hizo comprender la conexión existente entre los pensamientos y las diferentes partes del cuerpo y los trastornos físicos. Me enteré de cómo, sin saberlo, había creado un mal en mí misma, y esto tuvo gran importancia en mi vida. Podía dejar de culpar a la vida y a otras personas por lo que iba mal en mi vida y en mi cuerpo. Ahora podía responsabilizarme totalmente de mi propia salud. Sin reprocharme ni sentirme culpable, comencé a descubrir la forma de evitar las pautas de pensamientos de mal-estar en el futuro.”

Para concluir, sólo espero que dimensiones el poder la mente y su relación con el alma y el cuerpo. Recuerda que nosotros somos nuestros propios dueños, y si aprendemos a usar esa conexión a favor, no habrá enfermedad alguna que pueda dañarnos. Atender el cuerpo es muy importante, pero cuidar la mente y el espíritu es la base para el bienestar.

Autor 

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

ComparteShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0

Autor entrada: Pamela Saucedo

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *