Yoga para el dolor

No se debe aprender a vivir con el dolor. Parte fundamental de tener una buena calidad de vida es, al contrario, deshacerse de él. No son necesarios grandes cambios ni fuertes inversiones economicas para mejorar la calidad de vida. El yoga es la solución en muchos casos en los que el dolor está convirtiendo la vida en una tortura.

Si bien el yoga es muy antiguo, es reciente que se ha estudiado el efecto que tiene sobre el dolor. Se ha publicado en el Journal of Pain un estudio en el que personas con dolor general lograron disminuirlo en un 24%, así como bajar la fatiga en un 30% y la depresión en un 42%, al practicar el yoga.

El estudio trabajo con 53 mujeres con fibromialgia, quienes de forma aleatoria, se dividieron en dos grupos. Un grupo realizó meditación y yoga y otro recibió medicamentos alópatas tradicionales. El grupo más beneficiado fue el que realizó yoga y meditación.

El yoga cuenta con diversas posturas que disminuyen la tensión en varias zonas de nuestro cuerpo. Además nos enseña a respirar mejor, lo que implica un mejor funcionamiento de los pulmones, mayor oxigenación en todas las células, incluido el cerebro, y reduce con ello la tensión y el estrés que puede convertirse en enfermedad o dolor.

A continuación algunos consejos para ciertos dolores. cabe mencionar que se recomienda antes de iniciar los ejercicios, hacer un previo y básico calentamiento

1) Posturas de Yoga para dolor de Espalda:

Gato vaca.- apoya las rodillas y palmas de la mano en el suelo, manteniendo la espalda recta. Después tomas aire, doblas la columna vertebral hacia abajo, luego exhalas el aire y arqueas la espalda hacia afuera. Hazlo cuantas veces quieras, sentirás como se distencionan los músculos y huesos de tu espalda.postura_gato

Perro mirando hacia abajo.- coloca las manos y rodillas en el suelo, luego con las manos avanza hasta alinearlos completamente con tus hombros. Es decir que tus brazos queden extendidos. Ahora levanta las rodillas del suelo y estira las piernas ayudándote con los dedos de los pies. Mantén tu espalda recta. La cabeza debe permanecer suelta pero controlando el movimiento.postura_perro

El triángulo.- Ponte de pie y estira tu pierna derecha, luego intentarás alcanzar con el brazo de ese lado el pie que estiraste, al hacerlo tu cadera se inclina hacia un solo sentido, debes lograr que el brazo izquierdo se extienda por encima de tu cuerpo y este alcance la posición en forma de triángulo. Tu cara debe mirar en sentido contrario a las extremidades estiradas. Después repite pero debes cambiar de lado.postura_triangulo

2) Posturas de Yoga para el Dolor de Cabeza:

Garudasana.- Siéntate y cruza tus piernas como si fueras a colocarte en la posición de loto, luego estira tus brazos y coloca el brazo derecho sobre el izquierdo, flexiónalos y estira las palmas.200204718-001

Posición del niño.- Colócate en el suelo de rodillas, agacha tu espalda y coloca la frente en el piso, mientras realizar respiraciones profundas.postura_niño

Ardha Matsyendrasana.- También puede ayudar en dolor en el vientre. debes sentarte y estirar tus piernas, posteriormente dobla la pierna izquierda y la cruzas sobre la derecha, cuidando que tu pie quede a la altura de la rodilla, para finalizar giras tu torso a la derecha. Puedes repetir invirtiendo las piernas y el lado.postura_ardha_matsyendrasana

El yoga es una disciplina que te permite ver la vida desde una nueva y mejor perspectiva, pero debes ser constante, y gracias a estas posturas básicas puedes iniciar a ver los cambios en tu cuerpo. Prueba realizarlas al menos 3 veces por semana, sólo durante unos minutos y veras como el dolor se alejará de tu vida.

 

Autor 

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

ComparteShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0

Autor entrada: Pamela Saucedo

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *