4 formas de saber que tan saludable eres, desde tu propio hogar

Si bien, siempre es recomendable acudir al médico cuando tenemos alguna dolencia, muchas veces no notamos que tenemos un problema de salud hasta que los síntomas son realmente significativos. En este artículo, te mostraremos cómo puedes revisar tú mismo qué tan saludable esta tu cuerpo y así poder prevenir, en lugar de curar.

Nadie conoce mejor tu cuerpo que tú mismo, por lo que cualquier pequeño cambio en tu salud, debe ser tomado en cuenta. Un análisis de sangre y un chequeo regular es suficiente para controlar la salud, pero no siempre es necesario llegar al pinchazo para averiguar cómo está tu interior. Existen otras formas mucho más prácticas de medir tu bienestar y puedes comprobarlas desde la comodidad de tu sala de estar. Si piensas que los resultados no son óptimos, puedes tomarlo como la base para tu próximo chequeo médico.

#1 La prueba de sentarse y pararse

Sin apoyarte en nada, baja a la posición de sentado en el suelo con las piernas cruzadas, y luego ponte de pie de nuevo.

La puntuación máxima es de 10 puntos.

5 para ir de pie a sentado y 5 para volver a estar de nuevo parado.

Resta 1 punto cada vez que utilices una mano, antebrazo, las rodillas o el lado de tu pierna para mantenerte.

Quita solo medio punto si te sientes inestable mientras realizas la prueba.

Conclusiones:

Un estudio de 2012 de más de 2,000 adultos reveló que los sujetos que obtuvieron una puntuación por debajo de 8 tenían una de dos a cinco veces más riesgo de morir en los próximos seis años. Por otro lado, cada punto se asoció con una mejora del 21% por ciento en la supervivencia. ¿Cuál es la conexión? La prueba sirve como una medida de la aptitud musculo-esquelética, que se ha asociado con la esperanza de vida.

¿Puntuación bajo? No te asustes. Haz tres series de diez sentadillas diarias – te sorprenderás de lo rápido que puedes obtener una calificación mejor.

#2 La prueba de los olores

Este es un test que debes realizar con un amigo. Sin dejarlo ver lo que estás haciéndole oler, ve si puede identificar los siguientes olores: menta, pescado, naranja, rosa y cuero. Hazlo rápido para hacerle perder. Obtener al menos cuatro de cada cinco olores sugiere que tiene un sentido del olfato normal.

Conclusiones:

Los investigadores de la Universidad de Chicago utilizaron una prueba similar para predecir la mortalidad en los adultos mayores. Para el final del estudio de cinco años, los sujetos que identificaron sólo un aroma (o ninguno en absoluto) eran más de tres veces más propensos a morir en comparación con los que tenían una percepción de cuatro o más de los olores. Aunque los investigadores no tienen claro cómo están relacionados olfato y la longevidad, una posible explicación es que el sistema olfativo depende de la formación de nuevas células madre; cuando esta disminuye, podría significar una disminución de la regeneración de las células en otras áreas críticas del cuerpo, también.

#3 La Prueba de túnel carpiano

Coloca tus codos sobre una mesa y los antebrazos verticales. Flexiona tus muñecas y permitir que tus manos caigan libremente hacia delante, formando un ángulo de 90 grados. Mantenga esta posición durante un minuto.

Conclusiones:

Si siente adormecimiento, hormigueo o dolor en los dedos o la palma de la mano, usted podría estar sufriendo de síndrome del túnel carpiano, que ocurre cuando el nervio que corre a través de la muñeca de la mano se comprime. Esta prueba es capaz de reproducir síntomas que pueden pasar inadvertidos normalmente.

Las mujeres son aproximadamente tres veces más propensas que los hombres de desarrollar la enfermedad de túnel carpiano; esto puede ser debido, en parte, a la anatomía: muñecas más pequeñas significan que hay menos espacio para el.

Para ayudar a mantener a raya túnel carpiano, revisa tu postura. Encorvando tus hombros puedes comprimir los nervios en el cuello, que a su vez pueden afectar a tus muñecas, manos y dedos. En otras palabras, siéntate con la espalda recta.

#4 La prueba del Tiempo de Reacción

Encuentra una línea prueba de tiempo de reacción que se le pide que haga clic en un botón en respuesta a un cambio en particular, como un cambio en el color o el número de objetos. Hay muchas opciones, para una diversión, Google “prueba tiempo de reacción”. El tiempo promedio debería ser de 0.25 segundos.

Conclusiones:

Un estudio de 2014 de más de 5,000 adultos en la revista PLoS One encontró que un tiempo de reacción de un segundo más lento (a partir de la media) se asoció con un riesgo 25% mayor de muerte en los próximos 15 años, y un 36% más probabilidades de morir a causa de enfermedades cardiovasculares en concreto. Un tiempo de reacción más rápido o lento puede estar asociado con la salud general de su sistema nervioso central, que puede ser un buen indicador de la forma en que el resto de tu cuerpo está funcionando.

Ahora que ya conoces estas sencillas pruebas, es hora de que las pongas en práctica y si hay algo que no sale como lo esperabas, será bueno revisarlo en tu próximo chequeo médico.

Autor 

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

ComparteShare on Facebook3Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0

Autor entrada: Pamela Saucedo

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *