8 técnicas para aliviar el dolor

Los seres humanos sentimos dolor de diferentes maneras, es inevitable, pero más de una vez muchos nos hemos preguntado por qué parece que estamos condenados a vivir ese tipo de sufrimiento; sin embargo, por mucho que deseáramos que no existiera, el dolor cumple diferentes funciones necesarias para el cuerpo.

El dolor sirve para alertarnos de que algo no está funcionando adecuadamente en nuestro organismo. Nuestro cuerpo utiliza los nervios, células que envían y reciben información al cerebro para darle un mensaje acerca de lesiones o mal funcionamiento de algún órgano o estructura que necesite ayuda para retomar su buen funcionamiento.

El problema es que, para algunas personas, el dolor ocasionado por alguna contusión o enfermedad puede durar semanas o incluso meses, lo que podría imposibilitar a cualquier persona para realizar sus actividades cotidianas y mantener una buena calidad de vida.

Si tú eres una de esas personas debemos decirte que hoy en día existen infinidad de opciones, desde remedios caseros hasta tratamientos, que no necesariamente implican métodos invasivos, por ello te traemos una lista con 8 técnicas para aliviar el dolor que servirán para controlarlo y reducirlo, de tal manera que no necesites de un procedimiento quirúrgico o la ingesta de medicamentos que tengan efectos secundarios.

#1 Frío y calor

El uso de estos dos elementos es la piedra angular en todo tipo de terapias para aliviar el dolor. Si estás manifestando molestias o inflamación en alguna parte de tu cuerpo, puedes utilizar una compresa caliente o fría para aliviar los síntomas.

Si esto no funciona asiste con un fisioterapeuta o quiropráctico certificado, cada uno tiene diferentes versiones en el uso de ambos elementos que penetran más profundamente en los tejidos y contribuirán al alivio del dolor.

#2 Hacer ejercicio

Aunque no lo creas el movimiento contribuye enormemente a mitigar molestias por lesiones en los músculos o aquellas causadas debido a la movilidad reducida que algunas enfermedades como la artritis o la fibromialgia ocasionan regularmente. Para disminuir estas afectaciones servirá de mucho que realices alguna actividad física y aeróbica suave de manera habitual como caminar, nadar o andar en bicicleta.

#3 Fisioterapia y terapia ocupacional

Los fisioterapeutas suelen tratar personas que están recuperándose de daños físicos crónicos mediante el diseño de ejercicios que buscan mejorar su fuerza y movilidad natural.

Por otra parte, los terapeutas ocupacionales son especialistas que se encargan de dirigir las actividades diarias de las personas, que presentan algún tipo de discapacidad o no pueden realizar alguna función física o mental. Su función es ayudar a que aquellas que tienen esos problemas, aprendan a realizar diferentes actividades de manera que no incrementen el dolor que padecen.

Estas dos disciplinas combinadas pueden convertirse en tus mejores aliados para evitar que el dolor aumente e incluso contribuir a que disminuya.

#4 Técnicas mente-cuerpo

En muchas ocasiones, ciertos padecimientos suelen agravarse a causa del decaimiento del estado de ánimo o algún desequilibrio emocional, lo que puede ocasionar o incrementar dolores crónicos.

Existe una amplia variedad de estrategias que consideran la atención de la mente como algo básico para fomentar el correcto funcionamiento del cuerpo. La meditación, el Reiki, o los ejercicios de respiración pueden ayudar a tu cuerpo a recuperar el control de sí mismo y luchar contra el dolor que experimenta.

#5 Yoga y Tai chi

Al practicar cualquiera de estos dos métodos estarás incorporando tres técnicas infalibles para disminuir el dolor: control de la respiración, meditación y movimientos suaves, que permiten a tu cuerpo entrar en un estado de relajación que promueve el estiramiento y fortalecimiento de los músculos.

La práctica de Yoga y Tai chi es un ejercicio recomendado especialmente para personas que necesitan controlar el dolor causado por dolores de cabeza, artritis y lesiones frecuentes.

#6 Biorretroalimentación

Este tratamiento involucra ejercicios de relajación y respiración con ayuda de una máquina de biorretroalimentación. Esta máquina se encarga de convertir diferentes datos sobre tus funciones fisiológicas como el ritmo cardíaco o la presión arterial en imágenes con luz intermitente que forman una animación. Ver y modificar esas representaciones visuales otorga diferentes grados de respuesta del cuerpo para disminuir el dolor.

#7 Musicoterapia

La musicoterapia es una técnica increíble, que puede ayudar a aliviar el dolor causado después de una intervención quirúrgica e incluso después de un parto. Se ha demostrado que el uso de música clásica funciona especialmente bien para distraer la mente de cierto tipo de molestias o incomodidades.

#8 Masaje terapéutico

El masaje no sólo sirve para disminuir el estrés después de una jornada dura de trabajo, los masajes contribuyen a aliviar diversos dolores en el cuerpo ya que reducen la tensión centrada en músculos y articulaciones.

Existen muchas cosas que pueden ocasionar diversos tipos de dolor en el cuerpo, pero el dolor no es algo con lo que debamos vivir eternamente. Te invitamos a que pruebes alguna de estas técnicas y aproveches todas sus bondades, no olvides contarnos cómo te fue en los comentarios.

ComparteShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0

Autor entrada: Gisela Calderón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *