¿Por qué debes saber la diferencia entre bloqueador solar, filtro solar y bronceador?

La luz solar es necesaria para mantener un buen estado de salud, fija la vitamina D en los huesos y contribuye a mantener un mejor estado de ánimo, pero –como todo en la vida– excederse en su exposición puede tener consecuencias catastróficas en tu cuerpo.

Un bronceado perfecto no debe comprometer tu estado de salud, te contaremos acerca de los 3 productos más populares para tu piel durante el verano, pero antes hay un par de cosas que necesitas saber.

 

Rayos UVA y UVB

Los rayos UVA y UVB que se encuentran en los rayos del sol, interactúan con las células de la piel, generando reacciones químicas que provocan diversos daños en los tejidos:

  •      Quemaduras
  •      Arrugas
  •      Manchas
  •      Resequedad

 

Estos daños son acumulativos y pueden desencadenar problemas más serios como:

  •      Tumores
  •      Queratosis
  •      Cáncer de piel

 

Existen 3 principales productos que otorgan diferentes resultados en tu piel: bloqueador solar, filtro solar y bronceador; te explicaremos las diferencias entre cada uno para que decidas cuál es el producto que mejor se adecúa a tus necesidades y a la protección que necesitas.

Para reducir al máximo la penetración de radiación en tu cuerpo ocasionada por los rayos UVA y UVB existen filtros y bloqueadores que se clasifican de acuerdo a su F.P.S. Mientras más alto sea, mayor será la protección.

 

Bloqueadores solares

Estos productos son los que suministran la mayor protección a tu cuerpo y el mínimo bronceado. Los componentes con los que están hechos reflejan los rayos del sol y dispersan la radiación que producen.

Es importante que antes de cualquier cualquiera de estos productos leas detenidamente su etiqueta; ya que en un primer vistazo puede tener leyendas como “amplio espectro” pero existen algunos que se venden como tal y no otorgan la máxima protección.

Asegúrate que independientemente de la marca que escojas, su etiqueta especifique que protege contra los rayos UVA y UVB. Mientras más alto sea el F.P.S. más largo será el período que puedas exponerte al sol sin que tu piel comience a quemarse.

Existen diferentes tipos de bloqueadores y ayudará aún más que tomes en cuenta tu tipo de piel: seca, mixta, sensible, etcétera.

 

Protector / Filtro solar

A pesar de que los filtros solares suelen nombrarse como sinónimos de los bloqueadores, es importante que no los confundamos, ya que no ofrece la misma protección para tu piel.

Los filtros solares pueden absorber hasta un 95% de las radiaciones UVB que producen irritación en la piel; sin embargo, la mayoría no evita que los rayos UVA entren en contacto con los tejidos del cuerpo por lo que permitirá un mayor bronceado, pero la exposición prolongada al sol utilizando estas sustancias puede generar los problemas que mencionamos anteriormente.

 

Bronceadores

Los bronceadores comerciales cuentan con sustancias que humectan y lubrican la piel, lo que acelera el proceso de bronceado, su F.P.S. suele ser bajo por lo que permite una mayor penetración de rayos UVA y UVB.

Contiene aceites y extractos vegetales compuestos por pigmentos que intensifican los tonos de la piel.

Más que proteger la piel, su función es cosmética y no te ofrecen una protección suficiente para evitar los daños que ocasiona la radiación solar.

Si deseas obtener ese tono particular que te da el sol tras tenderte en la arena de tu playa favorita, existen productos naturales que ayudarán a broncear tu piel de adentro hacia afuera.

Basta con modificar un poco tu dieta un par de semanas antes de exponerte al sol, intenta consumir alimentos ricos en vitamina C como:

  •      Cítricos
  •      Papaya
  •      Mango
  •      Calabaza
  •      Kiwi

Te ayudarán a activar la melanina natural y acelerarán tu bronceado.

Los alimentos que contienen betacaroteno, rico en vitamina A aportan pigmentos naturales que también te darán un lindo bronceado, puedes encontrarlo en:

  •      Tomate
  •      Zanahoria
  •      Coliflor
  •      Espinacas
  •      Frutos rojos
  •      Melocotón

 

Sin importar la edad que tengas, es importante que protejas tu piel y evites las serias consecuencias que puede traer la exposición constante al sol, no sólo durante el verano sino durante todas las épocas del año:

 

#1 Evita el sol durante las horas de mayor intensidad.

Los rayos del sol son más perjudiciales de las 10 de la mañana a las 16 horas. Intenta no exponerte al sol durante este tiempo.

 

#2 Usa ropa que te proteja.

Cubrir tu piel ayudará a evitar los daños de la exposición al sol, procura utilizar colores claros ya que éstos reflejan algunos rayos del sol y así evitarás sentir demasiado calor. Si estás en la playa intenta utilizar sombreros de ala ancha y mantente debajo de una sombrilla.

 

#3 Utiliza bloqueador solar.

Para que puedas aprovechar al máximo sus beneficios, debes aplicarlo 30 minutos antes de exponerte al sol para que tu piel tenga tiempo de absorberlo.

 

No es necesario mantenerte enclaustrado para proteger tu piel, sólo necesitas tomar las debidas precauciones y aprovechar los diversos productos que tienes a tu alcance para protegerte y disfrutar al máximo.

Autor 

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

ComparteShare on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0

Autor entrada: Pamela Saucedo

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *