¿Qué esperar de tu cuerpo según tu edad? 50, 60 y 70 años

Cuando una mujer llega a la madurez pasa por diferentes cambios físicos mentales e incluso emocionales que marcarán el comienzo de una gran etapa llena de nuevos retos que afrontar.

En esta ocasión decidimos explicarte paso a paso los cambios que surgirán en tu cuerpo, a qué debes ponerle atención y cómo debes cuidar tu organismo a los 50, 60 y 70 años de edad para que no te abrumes, te prepares y puedas disfrutar por completo de este fantástico momento.

A los 50 años

Este momento es muy parecido a la adolescencia, habrá diferentes cambios hormonales que transformarán el cuerpo y la mente.

¿Qué pasa en tu cuerpo?

 

  • Mayor concentración de grasa en el abdomen
  • Disminución del interés en el sexo
  • Disminución de niveles de estrógeno
  • Cambios abruptos de ánimo
  • Aumento de peso

 

Cuídate de:

  • Menopausia: es una etapa donde las hormonas femeninas comienzan a reducirse en el cuerpo, lo que puede provocar diferentes síntomas como: sofocación, sudoración, problemas para conciliar el sueño o aumento de peso.

El tratamiento específico varía de acuerdo a los síntomas y la intensidad con que se presenten en cada persona; sin embargo, generalmente suelen tratarse mediante la sustitución de estrógenos y progesterona. Las isoflavonas de la soya, son una opción natural perfecta que contribuye a mitigar los síntomas de la menopausia.

 

  • Ansiedad y depresión: los cambios hormonales traen consigo alteraciones en el estado de ánimo que pueden convertirse en ansiedad o depresión.

 

Este tipo de trastornos mentales y emocionales, que surgen marcadamente durante esta década, suelen disminuir con el consumo de sustitutos hormonales, pero existen ciertas cosas que también pueden ayudar a mejorar el estado de ánimo como: consumir alimentos ricos en omega-3 y realizar alguna actividad física.

Es momento de:

 

  • Realizar ejercicio regularmente
  • Mantener hábitos de vida saludables
  • Moderar el consumo de alcohol y café
  • Acudir a revisiones ginecológicas periódicas
  • Llevar un control de la presión arterial, colesterol y glucosa

 

Te puede interesar:  Beneficios del café que no sabías que existían

A los 60 años

El sube y baja de hormonas ha terminado y el cuerpo comenzará a adaptarse mucho mejor al estado mental y emocional natural de esta edad, que caracteriza a mujeres más independientes, saludables y activas.

¿Qué pasa en tu cuerpo?

 

  • Orgasmos más débiles
  • Lubricación menos intensa
  • Reducción de folículos pilosos
  • Adelgazamiento del cabello y el vello

 

Cuídate de:

  • Osteoporosis: es consecuencia de la disminución de la densidad ósea y la pérdida de estrógenos, que puede causar todo tipo de fracturas en diferentes partes del cuerpo.

Para prevenirla procura llevar una dieta rica en calcio, fósforo, vitamina D, lactosa, flúor y realizar ejercicio de manera regular.

  • Hipertensión: aunque en sus inicios suele ser una enfermedad silenciosa, al manifestarse puede provocar síntomas como migraña, visión borrosa y dolor en el pecho.  

Si deseas prevenir este problema ayudará que lleves una dieta equilibrada con un mínimo consumo de grasas malas, azúcar y sal, procurar mantener tu peso adecuado y monitorear tu presión regularmente.

Es momento de:

 

  • Realizar ejercicio regularmente
  • Procurar una dieta mediterránea
  • Incrementar tu consumo de fibra
  • Mantener una dieta rica en calcio

 

A los 70 años

Anteriormente, para muchas personas, este número significaba el comienzo de la decadencia del cuerpo y de la verdadera vejez, no obstante durante los últimos años se ha reconocido el valor de esta etapa como una nueva forma de redescubrimiento propio y disfrute personal.

¿Qué pasa en tu cuerpo?

 

  • Manifestación de problemas digestivos
  • Disminución de la densidad ósea
  • Adelgazamiento de la piel
  • Agotamiento físico

 

Cuídate de:

  • Diabetes: es una de las primeras causas de muerte a nivel mundial y aunque es frecuente que se desarrolle antes de esta etapa, comúnmente es aquí cuando aparecen síntomas como: sobrepeso, sed intensa o infecciones urinarias.

Aunque esta enfermedad puede ser implacable existen ciertas cosas que podemos hacer para prevenirla como moderar el consumo de comida chatarra, grasas malas, sal y azúcar, mantener un peso saludable, no fumar y mantenerse activo.

  • Problemas digestivos: durante esta etapa de vida es común que surjan afectaciones como anemia, desnutrición el estreñimiento o síndrome del colon irritable.

Por lo general, este tipo de problemas suelen surgir desde años atrás por no llevar un estilo de vida equilibrado. Si deseas prevenir o disminuir las complicaciones de esta etapa procura mantener una dieta equilibrada y comer una mayor cantidad de fibra.

Es momento de:

 

  • Mantener una dieta equilibrada
  • Incrementar la ingesta de fibra y calcio
  • Realizar actividad física de bajo impacto

 

Te puede interesar:  5 cosas que no sabías sobre las dietas libres de gluten

Cada etapa de vida está llena de retos y ventajas que podrán afrontarse de mejor manera si estamos preparados, conocerte a ti mismo es la primera parte para aprovechar cada momento como si fuera el último.

Autor entrada: Pamela Saucedo

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *