Hábitos que están acabando con tus ojos

Pocas veces les ponemos atención, pero la realidad es que son dos órganos sin los cuales la vida como la conocemos no sería la misma. Conoce algunos de los hábitos que más dañan tus ojos, y formas naturales de combatir complicaciones tan simples como irritación ocular, o tan severas como la formación de cataratas.

#1 Dormir con lentes de contacto

Esto es, sin duda, uno de los peores errores que cometemos miles de personas, debido a que, incluso cuando haya dos tipos de lentes de contacto y uno de ellos, en teoría, está diseñado para poder usarlos incluso durante la noche, no hay objeto alguno que el ojo pueda aguantar durante tanto tiempo.

La confusión normalmente consiste en que estos últimos lentes, aunque en efecto están diseñados para poder usarlos durante largas cantidades de tiempo, en origen fueron creados para esos casos en los que las actividades de las personas con problemas de visión requieren de más tiempo de inversión visual: no para dormir con ellos.

Dormir con lentes de contacto como un hábito puede aumentar de 10 a 15 veces el riesgo de desarrollar una úlcera en la córnea, dice un estudio realizado por la Academia Americana de Oftalmología (2014). Las córneas necesitan oxígeno, y cualquier cosa que pongamos directamente sobre el ojo impide que esto suceda.

Daños que causa:

  • Resequedad ocular
  • Ablandamiento de córnea (lo cual impide que un tratamiento convencional oftalmológico pueda funcionar al 100%)
  • Infecciones en los ojos

 

#2 Delinear la parte interna de las pestañas

Cuando usas maquillaje en esa parte del ojo, mezclas automáticamente las sustancias del maquillaje con tus lágrimas.

Daños que puede causar:

  • Obstrucción de los folículos de las pestañas, que suele derivar en abscesos
  • Infecciones causadas por las bacterias presentes en el maquillaje

 

#3 Pasar demasiado tiempo frente a la computadora, la tablet o el celular

Este es otro de los hábitos que más dañan a nuestros ojos.  Las pantallas electrónicas emiten luz azul: según los oftalmólogos, esta luz puede ser tan dañina como los rayos UV el sol. Además, a diferencia de cuando uno voltea a ver el sol y automáticamente cierra los ojos, cuando estamos en ese tipo de dispositivos solemos concentrarnos en una sola cosa durante mucho tiempo y reducir nuestro número de parpadeos, lo cual reseca el ojo.

Daños que causa:

  • Dolor de cabeza
  • Resequedad de la córnea
  • Daño a los tejidos oculares que protegen al ojo

 

¡Cuida tus ojos sin químicos!

Siguiendo estos sencillos consejos puedes disminuir drásticamente el riesgo de infecciones, desgaste de la córnea y daño ocular irreversible:

 

#1 Quítate los lentes de contacto antes de dormir

    • En caso de que tus actividades requieran de pasar muchas horas despierto, tomar un descanso de 20 minutos sin los lentes
    • Antes de retirarlos, lubrica tu ojo: a veces pasamos tanto tiempo con ellos que, para cuando uno decide quitárselos, la córnea está tan seca que puede adherirse a la superficie del lente y desprenderse junto con él. Formas prácticas de hacerlo son acelerando intencionalmente la velocidad de parpadeo, o usando algunos de los lubricantes naturales que a continuación mencionamos.

 

#2 Usa lubricantes naturales

    • Evita las gotas para ojos rojos: contienen vasoconstrictores que comprimen los vasos sanguíneos, haciendo que a la vista los ojos se vean menos rojos. Pero también están llenas de químicos que, a largo plazo, pueden causar complicaciones más graves.  
    • Son perfectos lubricadores naturales para los ojos:
      • Pon gasas mojadas con té de manzanilla sobre tus ojos durante 15 minutos
      • Humidifica el ambiente
      • Sube tu ritmo de parpadeo: para eso la naturaleza nos puso párpados.

 

#3 Disminuye el tiempo que pasamos frente a la pantalla de electrónicos

  • En caso de que las actividades diarias impidan alejarse de la computadora, se recomienda la regla 20-20, que consiste en alternar 20 minutos frente a la computadora con 20 minutos de descanso alejado de cualquier dispositivo.

 

#4 Reglas de maquillaje

  • Usa maquillaje sólo en la parte exterior del ojo
  • Desmaquíllate antes de dormir
  • ¡Hazlo con desmaquillantes naturales! Sirven el aceite de almendras o de oliva, o la leche tibia aplicada con algodón.

 

#5 Omega 3

  • Consume aceite de linaza y de pescado: una cucharada diaria de cualquiera de estas dos opciones puede que las lágrimas se evaporen rápido y los ojos se resequen.
  • Reduce el riesgo de cataratas
  • Fortalece las membranas naturales

 

#6 Deja-de-tocarlos

  • Los oftalmólogos confirman que la única forma permitida de tallarse o tocarse los ojos es si se hace con los codos… exacto: no se puede. Entonces, no los toques.
  • Ayuda a evitar infecciones y contaminación por bacterias
  • Elimina la posibilidad de dañar la superficie de tu córnea haciendo presión innecesaria.

 

Es común que descuidemos la salud de los ojos y la pongamos muy por debajo de nuestras prioridades de cuidados personales. Pero hacer pequeños cambios en tus hábitos diarios podría hacer toda la diferencia entre llevar una vida normal, o dañar a uno de los órganos más importantes de todo el cuerpo y con más impacto en la calidad de vida de cualquier ser humano.

Autor 

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

ComparteShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0

Autor entrada: Pamela Saucedo

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *