Halloween saludable: reducir cantidad de azúcar

Todos saben que Halloween significa muchos dulces para los niños. Por más que quieras evitarlos, ellos conseguirán consumir alguno por ahí, pero puedes tomar algunas medidas para que ese consumo sea moderado. Si deseas que este Halloween sea más saludable para tus hijos, aplica estos consejos en tu vida diaria:

 

  •      Esconde los dulces: Tanto antes de Halloween, como después de que hayan pedido dulces, escondelos todos en un lugar que ellos no puedan alcanzar. Así, tú tendrás el control sobre qué cantidad de dulces se les debe dar diariamente.

 

  •      Comida sana antes de pedir dulces: No dejes que tus hijos salgan a pedir dulces sin haber comido. Muchas veces ellos comen tanta azúcar porque tienen hambre y no encuentran otro medio para saciarla. Asegurate de darles algo nutritivo y llenador antes de irse a pedir dulces, así consumirá menos azúcar y tendrán una mejor salud.

 

  •      Evita los dulces y elige las frutas: Hay que recordar que a los niños les encantan los dulces no porque tengan azúcar, sino porque son ricos. Así que si les das algo que sea igual o más rico se lo comerán, aun cuando tenga poca o nula azúcar. Prepara tus bocadillos en casas y dáselos a tus hijos para que se los coman cuando tengan antojo. Puedes optar por servir frutas, algún licuado, galletas de avena preparadas por ti, alegrías de amaranto, etc.

 

  •      Revisar los dulces que obtuvieron tus hijos: Hay que decirles a nuestros hijos que no consuman ningún dulce hasta que lleguen de pedirlos. Puedes incluso acompañarlos para asegurarte de que no los coman antes de tiempo. En cuanto lleguen a casa, saca todos los dulces y clasifícalos de acuerdo a la cantidad de azúcar que tengan. En ese mismo momento, revisa que los productos no estén caducados y que la envoltura esté en buen estado. Con los dulces clasificados, podrás racionarle la cantidad a un niño para que no se den atracones de azúcar.

 

  •      Reemplaza los dulces por regalos y sorpresas: ¿Tienden a regalarle dulces a tus hijos en halloween? quizá sea mucho mejor darles regalos y sorpresas. Los dulces son algo que se olvida pronto (además de que el exceso en su consumo es malo para la salud), sin embargo, algunos regalos se recuerdan para toda la vida. Las sorpresas no necesitan ser caras, puedes hacer algo sencillo pero muy valioso para los pequeños. Muchos niños preferirían mil veces ir a jugar futbol al parque con sus papás a que tener cientos de kilos de dulces.

 

  •      Utiliza endulzantes naturales: Si no quieres realizar un cambio brutal de comer mucha azúcar a prescindir de ella, puedes usar endulzantes que no te harán tanto daño. Muchos de estos endulzantes naturales tienen vitaminas y minerales intactos, lo que los hace menos dañinos para el cuerpo. Puedes utilizar miel, yogur endulzado, o jugo de frutas,  cualquier otra cosa para que Halloween siga siendo una celebración deliciosa.

 

  •      Predica con el ejemplo: Es obvio que tus hijos se quejen si no les permites comer alimentos que tengan mucha azúcar pero tú si lo haces. Es por eso que, aunque no quieras, debes unirte con ellos para no consumir productos que contengan mucha azúcar y que de ese modo puedan tener una mejor salud. Recuerda que por más que les digas las cosas, ellos se guiarán principalmente por tu ejemplo, así que enséñales cómo es que deben cuidar su alimentación.

Los consejos anteriores son muy efectivos porque han sido probados y mejorados por muchas personas. Toma nota de los que te hayan parecido más factibles de aplicar en tu hogar y realiza los pasos necesarios para hacerlos. De ese modo, harás que tus hijos tengan un Halloween saludable.

Autor 

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

ComparteShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0

Autor entrada: Pamela Saucedo

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *