Los 5 hábitos que te mantendrán saludable

¿Alguna vez pensaste que mantenerte saludable y en buena forma se relacionaba con tomar suficiente agua o dormir bien? Aunque existe la conciencia de que una vida equilibrada puede mejorar y conservar la salud, es evidente que no siempre se habla claro sobre qué cosas deben estar presentes en tu plan de buena salud. Aquí te dejamos las cinco cosas básicas para mantenerte saludable.

1- ¿Cuándo comer a lo largo del día?

habitos_comer_sanoEn cuestiones de dieta, es básico que aprendas a hacer algunas cuentas muy fáciles para poder saber si estás haciendo la ingesta adecuada de alimentos a diario.  Primero tenemos que tener en cuenta la frecuencia de la ingesta, es decir cuántos veces al día comemos. Lo ideal es entre cuatro a seis comidas al día, cada una con porciones moderadas y todas acompañadas de algún tipo de hidratación (agua natural, jugos, bebidas naturales o tés). Excluir las bebidas con conservantes, acidulantes y todo tipo de elemento para mejorar su aspecto y sabor, es necesario si realmente queremos cuidar nuestro organismo. Por más tentador que nos resulten los refrescos y jugos sintéticos, estamos ingiriendo una gran cantidad de sustancias que no aportan nada, pueden producir consecuencias para la salud a lo largo del tiempo y quitan energía. El cuerpo debe ocuparse de purificar sus efectos lo que hace que gastemos energía innecesaria. Entonces, dividiendo bien la comida a lo largo del día, tomando abundante agua y jugos naturales, podemos conseguir una gran mejoría en el rendimiento de nuestro día, mejorar nuestro humor y prolongar nuestra juventud.

2- ¿Qué comer a lo largo del día?

En nuestra dieta debemos tener una armonía dentro de las proporciones de los alimentos ingeridos. La base de la alimentación deben ser los hidratos de carbono complejos (harinas integrales, papas, arroz integral, etc.); luego le siguen los vegetales, con su alta tasa de fibras y vitaminas, recuerda que debes ingerir unas siete porciones de vegetales y frutas al día (una porción sería una naranja mediana, una taza de zanahorias hervidas, un plátano pequeña o dominico, una taza de ensalada mixta sin papa, etc.). Luego le siguen las carnes, de las cuales es preferible las blancas (pollo, pavo, pescado) y por último una porción pequeña de azúcar y dulces. Prefiere siempre la miel, la melaza y los productos dulces que no sean a base a azúcares refinados.

Te puede interesar:  3 tips saludables para mejorar en tu día a día

3- ¿Cuánto dormir?

habitos_dormir_bienAunque parezca extraño, todas las personas no tienen el mismo patrón de sueño. La mayoría de las personas duermen por la noche, pero existen otras que tienen hábitos nocturnos, (conocidas como búhos), ellas caen rendidas en pleno día y no pueden pegar un ojo por la noche, lo que produce un serio desfase en su ciclo circadiano. Lo ideal sería encontrar la ocupación que nos permite acercarnos a nuestro ciclo ideal de sueño-vigilia pero como esto no es siempre posible, la solución más simple son las siestas breves.

No es necesario que durmamos una hora de siesta, se ha comprobado que descansar unos minutos mejora el rendimiento físico y psicológico de las personas. Dormir unos minutos para combatir el sueño, hacerlo de manera consciente y volver a la actividad nos reportará una renovación de nuestra mente y pondrán a tono nuestro cuerpo.  

Otra cuestión es la calidad del sueño nocturno: antes de acostarnos debemos desentendernos de todas las actividades del día por más agradables o desagradables que estas hayan sido. En pocas palabras: apagar el televisor y la computadora media hora antes de ir a la cama, cuando menos; no comer dos horas antes, ni hacer ejercicios que no sean de relajamiento. Lo mejor es cenar liviano, especialmente verduras y entretenerse con ocupaciones que no exciten en demasía nuestro sistema nervioso. No a las bebidas estimulantes, a los picantes y a todo aquello que pueda significar una alteración del sueño, debido a las molestias que pueden generar.

4- ¿Cuándo y cómo hacer ejercicios?

El tema del ejercicio físico aparece muy evidentemente cuando las personas son consultadas sobre las maneras de mantenerse en forma y conservar la salud, pero no siempre se sabe qué ejercicios hacer de acuerdo a la edad y condiciones psicofísicas de cada persona. Aunque todo parezca reducirse a entrar a un gimnasio, entrenar para un maratón o hacer aerobics, no es tan simple.

Para empezar,  si sufres de sobrepeso o problemas del corazón, debes acudir a un médico para que te realice un electrocardiograma y una prueba de esfuerzo (ergometría). Todo esto con el fin de conocer la capacidad para hacer ejercicio y confirmar que puedes aumentar el desgaste físico sin sufrir serias consecuencias.

Luego sigue un programa de ejercicios recomendado por algún especialista. Imagina que tu corazón está en buenas condiciones pero tienes un problema de cartílagos desgastados, o muy sensibles, problemas de cervical, postura, columna, pie de atleta y cientos más que podrían en lugar de hacerte bien, empeorar tu condición.

Recuerda que lo importante es hacer ejercicio de acuerdo a tu edad y estado físico. Ser muy joven ayuda pero no es suficiente, siempre debes de ser consciente de tus limitaciones.

5- Hablar, escuchar y socializar.

Te puede interesar:  ¿En qué consiste el Hatha Yoga?


habitos_socializarNo es ningún secreto que las personas con relaciones estables y capaces de integrarse correctamente en su medio, viven más y gozan de una salud psicofísica superior. El expresar los sentimientos ayuda a liberar un gran flujo emocional retenido. Puede lograrse mediante tratamientos tradicionales como la consulta con el psicológo, pero también por medio de talleres, juegos, terapias breves, y un sinfín de maneras que existen actualmente para explorar, conocer y expresar nuestros sentimientos.

Estas técnicas se complementan con el arte de escuchar. Escuchar no es solo guardar silencio ante la palabra del otro sino saber interpretar correctamente lo que se nos dice. Es tomar la información brindada por una situación persona o cosa, y ser capaz de comprender lo que nos está diciendo. Escuchar y hablar en turnos armoniosos ayuda a que las personas se compenetren, se entiendan y muchas veces salven sus propias relaciones del desastre. Relaciones sanas y palabras justas se dan la mano.

Has visto que la fórmula para vivir más y mejor es sencilla, sin costo y depende solamente de tu voluntad para llevarla adelante. Esperamos que puedas ponerla en práctica y que pronto nos compartas qué tan bien te ha ido con esto. Sabemos que te sentirás mucho mejor.

Autor entrada: Pamela Saucedo

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *