logo

Marihuana Medicinal: tu aliada contra el dolor

En México, el uso legal de marihuana con fines medicinales y científicos ya es una realidad. El pasado 28 de junio, la Cámara de Diputados dictaminó que a partir de ese momento se eliminaba la prohibición y penalización del uso, producción y distribución de la marihuana para fines relacionados con el bienestar físico de las personas en el país, siempre y cuando sea en concentraciones menores o iguales a 1%.

Pero más allá de cualquier especificación legal, lo que sigue es contribuir a los mecanismos de información para que tú y cualquier persona sepan cuáles son los verdaderos beneficios y situaciones en las que la marihuana puede ser tu aliada.

 

Sus propiedades

Desde hace mucho, mucho tiempo, la marihuana ha sido vista como una alternativa natural para combatir los síntomas y el desarrollo de enfermedades y condiciones que merman la calidad de vida de las personas. A continuación, un resumen de las propiedades de cada una de las sustancias cannabinoides que son relevantes en el tema de la marihuana medicinal.

 

Tetrahidrocannabinol

  • Alivia el dolor
  • Detiene el crecimiento de células cancerígenas
  • Disminuye la presión arterial
  • Antiinflamatorio
  • Acaba con espasmos y convulsiones

Cannabidiol

  • Estimula el crecimiento óseo
  • Detiene el crecimiento de bacterias
  • Reduce el riesgo de obstrucción arterial
  • Ayuda a combatir náuseas y vómito

Cannaninol

  • Estimula el sueño
  • Combate los radicales libres en el torrente sanguíneo

Cannabavarinal

  • Estimula el apetito
  • Controla la obesidad

 

Uso cotidiando

Algunos de los padecimientos y condiciones para los que se ha usado más la marihuana medicinal tienen que ver con problemas cotidianos que, aunque parezcan ser de poca gravedad o importancia, pueden llegar a mermar significativamente la calidad de vida de las personas. Los más comunes:

 

#1 Insomnio

Una de las propiedades más conocidas del cannabis, en particular del tetrahidrocannabinol, es aumentar la sensación de somnolencia y la relajación muscular. Esto contribuye a que personas con problemas de insomnio puedan recuperar horas de sueño y, así, mejoren su rendimiento diario.

 

#2 Dolor de cabeza

En pocas dosis, el cannabis ayuda al cerebro a recuperar el equilibrio neurológico que suele verse afectado por condiciones relacionadas con jaquecas frecuentes y migrañas.

 

#3 Ansiedad y depresión

Los compuestos del cannabis aumentan los niveles de serotonina, uno de los principales químicos reguladores del ánimo en las personas.

 

#4 Dolor muscular o de articulaciones

Las propiedades antiinflamatorias del cannabis ayudan a combatir los malestares de padecimientos como contracturas, artritis o lesiones musculares.

 

Tratamiento de enfermedades

La legalización del uso de la marihuana medicinal tiene poco que ver con las condiciones y padecimientos que mencionamos arriba; en realidad, su potencial benéfico para el organismo es mucho mayor: esa es la razón por la que ese debate ha cobrado relevancia. La marihuana medicinal no sólo es buena para tratar condiciones menores. Se trata, de hecho, de una alternativa para complementar el tratamiento de enfermedades graves y el mejoramiento de la calidad de vida de miles de personas. Algunas de estas condiciones son:

 

SIDA

Las personas con VIH que llegan a desarrollar SIDA bajan considerablemente su calidad de vida. La marihuana medicinal ayuda a que estos pacientes recuperen el sueño y disminuye la sensación del dolor neuropático.

 

Alzheimer

Los cannabinoides son buenos aliados en los tratamientos de esta enfermedad, pues bajan la velocidad y cantidad de proteínas que se almacenan en el cerebro y que empeoran esta enfermedad.

 

Cáncer

Además de que su uso en dosis bajas ayuda a prevenir la formación de células cancerosas, los cannabinoides potencian el efecto de los tratamientos de radioterapia. Además, son buenos para combatir los síntomas relacionados con la quimioterapia.

 

Epilepsia

La marihuana medicinal ayuda a combatir los espasmos y convulsiones; los disminuye hasta en un 50%.

 

Glaucoma

El tetrahidrocannabinol es una excelente alternativa para disminuir la presión ocular y arterial.

 

Cómo usarla

Los consumidores de marihuana, particularmente de marihuana medicinal, viven con muchos estigmas, incluido el que son adictos o que justifican su uso recreacional. Uno de los principales discursos que impulsan estos argumentos es que fumar marihuana en el tradicional churro es inútil en el tratamiento de ciertas condiciones. Y si bien es cierto que estas afirmaciones son erróneas, la realidad es que, en efecto, existen otras formas de consumo que potencian el efecto de la marihuana medicinal:

 

#1 Evaporación / vaporización

Usar vaporizadores para el consumo de marihuana medicinal es una de las mejores alternativas. Estos aparatos calientan el cannabis entre 180º y 220ºC. Esto no implica combustión, por lo que los productos nocivos de la marihuana no son liberados en el proceso: sólo se evaporan las sustancias activas.  

 

#2 Bebidas

Las formas más comunes y efectivas de hacer uso de la marihuana medicinal es preparándola con té o leche. La única “desventaja” de esta vía de uso es que su efecto puede tardar entre una y dos horas antes de activarse en el organismo.

 

#3 Aceites en cápsula o tópicos

Los aceites son hechos con concentrados de la planta obtenidos en seco por medio de la extracción de los mismos; se consumen de forma oral y, aunque el efecto es relativamente retardado, suele ser de los más potentes. En el caso de las cremas, ungüentos y pomadas, estos son usados sobre la piel para tratar dolores de músculos y huesos; se preparan extrayendo los cannabinoides de la marihuana y disolviéndolos en grasas. Su efecto tarda entre 1 y dos minutos en activarse.

 

#4 Alimentos

Consumir marihuana medicinal vía oral mezclada con alimentos es, probablemente, la vía para alcanzar un efecto más potente y duradero. Pero, a diferencia de lo que muchos creen, la razón no es que los cannabinoides se absorban más fácilmente por el sistema digestivo. La causa es que la absorción en la sangre es mucho más lenta que cuando se fuma o vaporiza, por lo que el efecto dura más (en algunos casos, hasta 8 horas).

 

Ahora lo sabes: la marihuana medicinal debe ser despojada de todos los mitos que hay alrededor de su consumo y, en cambio, debería empezar a ser vista como una alternativa real, accesible y efectiva para mejorar la calidad de vida de cualquier persona que, durante mucho tiempo, haya estado condenada a vivir permanentemente en dolor.

Autor 

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

ComparteShare on Facebook2Tweet about this on TwitterShare on Google+1Share on Reddit0


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *