¿Qué hace tan especial a la medicina oriental?

La medicina oriental siempre ha buscado mantener un equilibrio entre el alma y el cuerpo físico. Se basa en la energía interna, la vitalidad de ésta se refleja en nuestros cuerpos físicos. Por eso muchas veces la medicina oriental previene (no solo ayuda a recuperar), pues desde antes de que un bloqueo de energía afecte al cuerpo físico, se puede sanar.

energiaEn la medicina oriental existen distintos tipos de diagnosis:

– Bo Shin.- ver u observar a la persona.

– Setsu Shin.- tocar al paciente, palpar su vida.

– Mon Shin.- hacerle preguntas a la persona para obtener información acerca de su estado de salud.

– Bun Shin.- diagnosticar mediante el oído y el olfato (escuchar y oler).

La diagnosis y toda la medicina oriental se basa en la energía que se denomina Ki o Chi.  Los taoístas descubrieron que esa energía vital tiene un camino único observando cuerpos humanos, ese camino único se conoce como centro chi o centro de energía.

Todos los seres vivos tienen energía, animales, plantas, nosotros, y este centro recorre todo el cuerpo, dividiéndose en varios centro de energía. De acuerdo con una tradición hindú se tiene un aproximado de 72 mil nadis o canales energéticos que conectan el aura con nuestro cuerpo físico.

Los nadis están conectados con emociones y experiencias del pasado y del presente, por lo que un desequilibrio en éstos hará que en un nadi exista menor o mayor energía afectando como consecuencia al cuerpo físico. Los nadis surgen desde nuestra formación como fetos, y se siguen actualizando. Sin embargo es desde la adolescencia, por la cantidad de emociones y cambios, que se ven más problemas en el cuerpo físico o desajustes energéticos.

meridianosLos puntos de energía o nadis se catalogaron en la antigua China en 14 grupos separados. En donde a la línea que une los puntos de energía en cada uno de los grupos se le conoce como “Meridiano”. Así tenemos 14 meridianos, 12 bilaterales (a la derecha y a la izquierda del cuerpo), y 2 en la línea media del cuerpo.

Estos meridianos atraviesan todo el cuerpo, y llevan un trayecto interno y uno externo, todos surgen de determinados órganos recibiendo el nombre de éste.

 Los meridianos son:

 Meridiano del Pulmón (P).

Meridiano del Intestino Grueso (IG).

Meridiano del Estómago (E).

Meridiano del Bazo-Páncreas (BP).

Meridiano del Corazón (C).

Meridiano del Intestino Delgado (ID).

Meridiano de la Vejiga (V),

Meridiano del Riñón (R).

Meridiano Circulación y Sexualidad (CS).

Meridiano Triple Calefactor (TC).

Meridiano de la Vesícula Biliar (VB).

Meridiano del Hígado (H).

Meridiano del Vaso Gobernador (VG).

Meridiano del Vaso Concepción (VC).

Para equilibrar y armonizar estos meridianos se utilizan técnicas como la acupuntura, técnicas de liberación emocional o masajes, en donde siguiendo el trayecto del meridiano o del órgano afectado se aplica presión o se colocan las agujas de acupuntura, esto va liberado y armonizando los canales.

Se puede aplicar aún llevando cualquier otro tratamiento sin complicaciones, y dependerá de cada paciente y vida de éste la cantidad de sesiones necesarias para su mejoría.

Autor 

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

ComparteShare on Facebook2Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0

Autor entrada: Pamela Saucedo

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *