Siete buenos hábitos para mantenerte saludable en Navidad

navidad_saludable_1Comienza diciembre y con él una cantidad de tentaciones que podrían llevar abajo todo el arduo trabajo que hiciste en el año para mantener tu organismo sano. ¡No te des por vencido! Con estos buenos hábitos para mantenerte saludable en Navidad te aseguramos que podrás pasar unas fiestas más amenas sin ningún tipo de consecuencias negativas en tu cuerpo. Sigue leyendo y verás cómo nuestras recomendaciones te harán sentir muchísimo mejor física, mental y emocionalmente.

1. Enfócate en la diversión

La mayoría de las festividades las asociamos con comida, particularmente la Navidad, que en muchos hogares es uno de esos casos extremos donde, afortunadamente, un plato jamás se encuentra vacío. No suena nada mal, pero cuando luchas por mantener tu peso ideal la situación se puede convertir en todo un reto. Prueba un poco de cada cosa para no caer en lo descortés, pero no dejes de comer, solo trata de no enfocarte en los alimentos como fuente de entretenimiento primordial. Distráete con regalos, decoración, villancicos y el grato encuentro con tus seres queridos.

2. Adaptando el metabolismo

Es común durante estas épocas pasar un tiempo como invitado en casa de algún familiar, bien sean tus suegros, tus padres o cualquier otro ser querido que te haya acogido en su hogar para las fiestas. Cuando vienes con la costumbre de una dieta y unos horarios específicos, puede ser difícil lidiar con la agenda de los demás, quienes quizás no planeen sus comidas tan estrictamente.

Desordenar tus hábitos probablemente cause estragos en tu metabolismo, por lo que es importante tener a la mano todo tipo de bocadillos saludables a los que podrás recurrir cuando ya se haya pasado la hora que acostumbras. Luego, comparte una comida normal con tus familiares, reduciendo las porciones para mantener todo bajo control.

3. Haz la diferencia

Uno de los peores hábitos que puedes tener en Navidad es mantenerte físicamente inactivo, algo muy común debido a las vacaciones y los aires de celebración. Aunque no lo creas, esto puede estar haciendo que subas de peso: un estudio demostró que en épocas decembrinas las personas ganan en promedio más de medio kilo cada año, y aunque no suene como mucho, la mayoría realmente nunca pudo deshacerse de ese peso extra. El reto es conservar un estilo de vida dinámico durante las fiestas, para poder reducir o incluso revertir este grave efecto.

4. Toma previsiones

Los días festivos generalmente vienen con una apretada agenda que incluye las compras, decoración, visitas, invitados, reuniones, etc. Esto nos deja muy poco tiempo para preparar platos saludables, por lo que deberás tomar acciones al respecto: empieza desde ahora a cocinar varias comidas que puedas congelar y luego simplemente introducir al horno o al microondas en caso de emergencia, esto te dará más tiempo para disfrutar de tus actividades navideñas favoritas al máximo, sin romper la dieta y sin mayores interrupciones.

5. Bebe con prudencia

Aunque la Navidad sea digna de celebración, un consumo excesivo de alcohol puede echar por tierra todo tu plan de alimentación, sin mencionar tu buen juicio. La bebida puede interferir con el azúcar en tu sangre, reduciendo la liberación de glucosa en el torrente sanguíneo. Cabe destacar que también contienen bastantes calorías, las cuales podrían causar estragos en el orden que llevaba tu organismo a la hora de comer. Brindar con una copa de champagne y tomar uno que otro trago bastará para pasarla muy bien sin tener que alterar tu metabolismo.

6. Toma iniciativas útiles

Sentirse bien físicamente es tan solo un primer pequeño paso, lo que de verdad te llevará lejos es trabajar en tener un excelente estado emocional. El mejor remedio para cualquier cosa siempre es mantenerse en constante actividad, y con esto no solo nos referimos al ejercicio que también es algo indispensable, sino además a sentirse útil cada día y tomar siempre buenas iniciativas. Por ejemplo, ¿cuándo fue la última vez que te aventuraste a elaborar un proyecto navideño?

Atrévete a organizar el álbum familiar o dar rienda suelta a tu imaginación con manualidades; este tipo de actividades no solo te llenan sino que además mantienen tu mente activa para un mejor funcionamiento cognitivo. Haz donaciones para caridad, trabaja como voluntario para alguna institución y reserva un poquito de tu tiempo para hacer algo por los demás, verás cómo te sentirás excelente y lograrás canalizar cualquier tipo de estrés o pensamientos negativos. Claro, recuerda que estas actividades deben hacerte sentir mejor, no saturarte.

7. Conserva un buen equilibrio

Finalmente, te aconsejamos que no seas muy duro contigo mismo. En estas épocas todo debería ser diversión, y aunque es importante mantener una disciplina a la hora de organizar tus comidas, esto no debería ser algo que te consuma. Solo relájate, disfruta de tu tiempo libre, mantén las cosas bajo control pero nunca te olvides de entretenerte y trabajar por tu bienestar.

Ahora que conoces nuestros buenos hábitos para mantenerte saludable en Navidad, ¿tienes alguno que sea costumbre personal? Apreciaríamos mucho tus comentarios, y si te ha gustado este post no dudes en compartirlo a través de tus redes sociales.

Autor 

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

ComparteShare on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0

Autor entrada: Pamela Saucedo

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *