¿Para qué sirve el potasio y qué alimentos lo contienen?

Quizás no lo sabías, pero el potasio, aunque pase muchas veces desapercibido al lado de otros minerales más conocidos como el hierro, es increíblemente indispensable para nuestro cuerpo. Pero, ¿para qué sirve el potasio y qué alimentos lo contienen? ¡Descúbrelo en este interesante artículo! Cambia tu dieta con estas sugerencias y mejora la salud de tu cuerpo naturalmente, además, te enseñamos algunas de las funciones más importantes que tiene este nutriente en tu organismo.

¿Qué es el Potasio?

Es un electrolito que se encarga de numerosas funciones y ayuda en muchas otras: producción de proteínas, equilibrio osmótico entre las células, contracción muscular, descomposición y uso de los carbohidratos, transmisión de los impulsos nerviosos, equilibrio del Ph y del agua. Es almacenado a nivel muscular, por tanto influye notablemente en el desarrollo de los músculos. Para todo aquel que se ejercite y pretenda aumentar su masa muscular, una ingesta adecuada de potasio es esencial. También ayuda a contrarrestar los efectos negativos que un exceso de sodio puede tener sobre la presión arterial, reduciendo el riesgo de hipertensión.

 

Un nutriente vital para la salud

Su deficiencia implicaría problemas como debilidad muscular, calambres, estreñimiento, arritmias cardiacas, retención de líquidos, o astenia (fatiga crónica). Un descenso muy fuerte de los niveles de potasio genera una condición llamada hipokalemia, que puede ser fatal. Las bajas de potasio suelen darse luego de vómitos, diarreas, abuso de laxantes, sudoración excesiva; o al tener condiciones como tumores intestinales o hiperglucemia.

Pero no te alarmes, mantener los niveles correctos de este mineral es muy fácil si llevas una dieta balanceada. Lo más común es escuchar que podemos obtenerlo del cambur o plátano, pero te asombraras de saber los numerosos y distintos tipos de alimentos donde puedes conseguir potasio.

 

Lista de alimentos que contienen Potasio

#1 Hierbas

Hierbas aromáticas y especias como pimienta, orégano, hojas de mostaza, tomillo, ajo en polvo, cúrcuma, comino, perejil, cilantro, albahaca. Es muy buena idea sazonar las carnes con hierbas aromáticas, si son secas mucho mejor, para equilibrar la ingesta de sodio que viene con la sal. Se afirma que una cucharada de hierbas contiene tanto potasio como una fruta.

 

#2 Frutas

Tanto las frutas secas como las frescas aportan mucho potasio. 50 gramos de frutos secos como dátiles, higos, tomates deshidratados, tamarindo, pasas y ciruelas, contienen 500 mg. Las nueces, que además tienen calcio, magnesio y aceites poliinsaturados. Las semillas de chía y las semillas de sésamo son otra buena opción.

Como ya sabemos, el plátano o cambur es una gran fuente de potasio (422 mg por cada 100 gramos). El aguacate, con 450 mg por cada 100 gramos; el coco, con 250 mg por cada 100 gramos; la fresa, 250 mg por cada 100 gramos; y el melón, 300 mg por cada 100 gramos. También tienen en enorme cantidad, la patilla o sandía, los melocotones o duraznos, guayaba, zapote, zumo de naranja concentrado, limones, mandarinas, kiwis, uvas, albaricoques, frutos rojos (berries), las manzanas y el agua de coco.

 

#4 Verduras y vegetales

La acelga es un vegetal muy versátil que se puede incluir en cualquier comida, 100 gramos nos  aportan 380 mg de potasio. Los champiñones o setas de todo tipo también son buenos proveedores (390 mg / 100 gramos), además de deliciosos. 100 gramos de col puede usarse fácilmente en una ensalada y nos darían 450 mg. Espinaca (550 mg /100 gramos) y otros vegetales de hojas verdes, como rúcula, berro o alcachofa. Coles de bruselas (454 gm /100 gramos) y demás verduras crucíferas: brócoli, coliflor, etc. Patata (420 mg / 100 gramos) y otros tubérculos, como papas o zanahorias, son muy útiles porque contienen bajos niveles de sodio.

Es importante saber que en el caso de las verduras y vegetales, lo ideal es prepararlos crudos, al horno, al vapor o a la parrilla, puesto que al hervirlos pierden la mayoría de sus nutrientes.

 

#4 Carnes

Tanto las carnes rojas como las blancas son bastante ricas en potasio. Naturalmente los niveles de potasio superan a los de sodio -así debería ser nuestra dieta- pero si las carnes vienen en enlatados, embutidos, conservas o procesadas de alguna manera no natural, su contenido de sodio va a superar considerablemente el de potasio. Lo mejor es evitar estos procesamientos y cocinarlas directamente en casa, con poca sal. Pescados y mariscos, como salmón, langosta, cangrejo, sardina, trucha, merluza y bacalao. Pollo, pavo, pato; y carnes rojas como ternera, cordero y cerdo, son las principales.

#5 Lácteos

La leche y sus derivados, queso, nata, mantequilla, son una fuente de potasio. Lo negativo del queso es su alto nivel de sal, que se traduce en sodio. Lo más sano es el yogurt. Una taza de yogurt (aproximadamente 245 gramos) aporta 600 mg. El yogurt puede usarse no solo como un dulce mezclado con frutas o helado, sino también para salsas y aderezos.

#6 Granos

Los granos constituyen una parte muy importante de nuestra alimentación, por su vasto contenido de proteínas no animales, vitaminas, fibra y bajos niveles de grasa. 100 gramos de frijoles negros o caraotas, aportan 355 mg de potasio y 1 mg de sodio. Media taza de judías blancas puede llegar a tener 500 mg. Los granos de soya, además de tener muchas proteínas y fitoestrógenos, traen 540 mg de potasio por 100 gramos.

Como lo ves, el potasio no solo es un nutriente importantísimo para tu salud, sino que además puedes encontrarlo en una inmensa variedad de alimentos naturales. ¿Conoces alguna otra fuente de potasio? Déjanos tus comentarios y si te gustó el artículo no dudes en compartirlo en tus redes sociales.

Autor 

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

ComparteShare on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0

Autor entrada: Pamela Saucedo

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *