¿Cómo hacer tus propios jabones naturales?

Fabricar tus propios jabones naturales tiene múltiples beneficios, no sólo podrás ahorrarte un poco de dinero, tendrás la ventaja de saber exactamente lo que contiene el producto que aplicarás a tu piel y podrás mantenerla libre de agentes que puedan irritarla.

Con el uso de estos jabones, lograrás mantener tu piel libre de productos procesados y agentes químicos y podrás crear tu propia mezcla combinando diferentes ingredientes para darle a tu piel un aspecto ideal de acuerdo a sus características específicas.

Ingredientes

  • 160 gramos de aceite de oliva extra virgen
  • 45 gramos de aceite de coco
  • 50 gramos de cera de abeja
  • 70 gramos de infusión de raíz de saponaria (esta es la que otorga las propiedades jabonosas)

Para hacerla necesitas verter 100 mililitros de agua en una olla y ponerla al fuego, una vez que esté hirviendo agregas una cucharada de la raíz, retiras la olla del fuego y dejas que repose.

  • Moldes de silicón (de preferencia)

Su utilidad

El aceite de oliva tiene propiedades antioxidantes y calmantes, útil para protegerte contra el sol y agentes externos.

El aceite de coco también funciona como antioxidante, posee propiedades antimicrobianas, hace que el jabón sea un poco más duro y haga más espuma.

La cera de abeja es un hidratante natural que protege las células de la piel del daño causado por factores externos al cuerpo, también tiene propiedades que suavizan la piel.

Preparación

El primer paso para preparar tus propios jabones naturales consiste en calentar el aceite de oliva, el aceite de coco y la cera de abeja en un mismo recipiente a fuego lento hasta que se derritan por completo y queden en estado líquido.

Una vez ocurrido esto, agrega la infusión de saponaria y mezcla todos los ingredientes, el resultado deberá quedar con la textura de una crema, retírala del fuego y déjala reposar por un par de minutos.

Posteriormente vierte la crema en los recipientes, si no cuentas con moldes de silicón no te preocupes, puedes utilizar cualquier tipo de contenedor o envase de cualquier tamaño. Si deseas tener jabones más pequeños y no cuentas con recipientes chicos, una vez listo puedes partir el jabón con ayuda de un cuchillo en partes más pequeñas.

Es necesario que dejes la solución en los moldes a temperatura ambiente por aproximadamente una semana, una vez transcurrido ese tiempo se habrá solidificado y si prefieres podrás partirlo en trozos y estará listo para usarse.

Esencias aromáticas y terapéuticas

Si deseas que tu jabón cuente con algún aroma especial bastará que después de agregar la infusión de saponaria, añadas algunas gotas de aceite esencial que también puedes preparar en casa. Estos aceites cuentan con distintas propiedades terapéuticas que multiplicarán los beneficios de tus jabones caseros.

Dentro de la infinidad de ingredientes que puedes agregar a esta mezcla base existen algunos ingredientes que puedes incluir y poseen ciertas propiedades particularmente benéficas para tu piel, te mencionamos algunos:

  • Avena: exfoliante natural, es adecuada para pieles delicadas.
  • Baba de caracol: contribuye a equilibrar la grasa de la piel, ayuda a tratar irritaciones y acné
  • Cítricos: se recomiendan para personas con piel grasa, sirven para hidratar y refrescar la piel
  • Aloe vera o sábila: ayuda a proteger la piel de agentes externos, suaviza, hidrata, regenera y ayuda a eliminar el acné
  • Caléndula: es de gran ayuda para las personas que tienen piel seca y delicada
  • Rosa mosqueta: cicatrizante natural, contribuye a reparar la piel dañada
  • Karité: combate la irritación y los daños causados el sol, posee un efecto cicatrizante y previene el envejecimiento prematuro
  • Manzanilla: mejora la apariencia de las cicatrices y contribuye a disminuir el enrojecimiento de la piel
  • Vainilla: este ingrediente sirve para disminuir los dolores musculares y de cabeza
  • Romero: ayuda a reafirmar el rostro y aporta elasticidad a tu piel
  • Miel: suavizante e hidratante natural, ayuda a combatir la resequedad en la piel
  • Uva: antioxidante natural, contribuye a mantener una piel suave

 

Si fabricas tus propios jabones garantizarás que posean únicamente ingredientes naturales que no dañen tu piel o tengan efectos contraproducentes. Te invitamos a que los pruebes y aproveches todas las bondades que pueden traerte.

Autor 

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

ComparteShare on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0

Autor entrada: Pamela Saucedo

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *