Antes de hacer una dieta investiga tu IMC

Se acabó enero y con él se fue nuestro primer intento de ponernos en forma con ejercicio y dietas y este tema de las dietas es sumamente riesgoso, pues no es tan sencillo como parece.

Es ley de vida que, si existe una carrera profesional para el estudio de algo, debemos confiar y acudir con los especialistas, por lo que bajar dietas de internet o seguir los pasos de nuestro “influencer” favorito no es lo mejor, hay que ir con un especialista.

Pero si a pesar de las advertencias, no puedes o no quieres acudir con un especialista, entonces lo mejor será que antes de iniciar tu dieta, investiga tu IMC.

El IMC

El IMC, Índice de Masa Corporal, es un cálculo matemático en el que se asocian el peso, la estatura y la edad de una persona para estar en el nivel óptimo de salud. Este cálculo fue descubierto por el estadístico belga Adolphe Quetelet.

El IMC no es igual para todos, pues la edad influye y en los niños y adolescentes es un poco más complicado, pues la estatura varía constantemente.

¿Para qué sirve el IMC?

Es muy común que al iniciar cualquier deporte debamos acudir al médico para saber nuestro estado físico. El doctor nos pesa, nos mide y nos toma la presión, entre otras cosas, para determinar nuestro estado de salud.

Pero esos datos, relacionados con tu edad, muestran un mapa mucho más amplio. Mediante el cálculo del IMC, los doctores pueden saber si tienes sobrepeso o desnutrición.

Es igual de riesgoso estar abajo que arriba de tu IMC ideal, pues si es muy alto, se corre el riesgo de sufrir obesidad, sobrepeso, diabetes, alto colesterol y enfermedades acordes. Si tu IMC es bajo, la anemia, desnutrición, bajas de presión y/o azúcar y enfermedades crónicas similares.

 

Te puede interesar:  ¿Cómo mejorar tu salud con frutos secos?

¿Cómo se mide el IMC?

Lo primero que debes hacer es medirte y pesarte. Una vez que tengas esos datos, debes:

1) Multiplicar tu estatura por tu estatura

2)  Divide tu peso por el cálculo de estatura

El resultado de esa operación es tu índice de masa corporal.

Por ejemplo, si mides 1.60 y pesas 59 kilos, entonces debes multiplicar 1.60×1.60, lo que nos da 2.56. Luego, divides tu peso entre el resultado anterior, es decir 59 / 2.56, lo que nos da 23. Ese es tu IMC.

Pero si no quieres hacer el cálculo, no te preocupes, existen herramientas que lo pueden hacer por ti. El IMSS cuanto con una calculadora en línea donde podrás conocer tu IMC con sólo ingresar tus datos, además te indicará qué tan saludable te encuentras.

 

No cabe duda que la salud es un tema primordial, por lo que no está de más saber este tipo de cosas y tenernos siempre en chequeo constante para asegurarnos de que todo está en orden.  

Autor entrada: Pamela Saucedo

Busco y comparto maneras de vivir una vida más sana. Creo en el poder de nuestra mente y nuestro cuerpo, pero también en su fragilidad; por eso soy fiel creyente en las capacidades de la medicina holística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *